La ideología de los psicólogos en la práctica detrás de cada enfoque.

El psicoanálisis y el conductismo son opuestos ideológicos en los enfoques de psicoterapia, el humanismo también es ideológico, no nos engañemos ...
Compártelo:
La ideología de los psicólogos


Como psicólogo humanista me desagrada el psicoanálisis por ser mecanicista y servirse de la imaginación del terapeuta, pero este rechazo es un reflejo del mismo error en el que incurren los psicólogos "cientifistas", es decir, los conductistas también se sirven de su imaginación para elegir las conductas a reforzar, para elegir cuando decir: "¡muy bien!", o cuando callar, tanto que en ambos casos puede parecer que el sujeto que viene a ser ayudado es engañado sobre lo que le pasa. ¿Por qué el psicoanálisis y el conductismo utilizan palabras tan diferentes y en la praxis terapéutica se parecen tanto?. ¿Y el tercer enfoque, el mío, el humanista, por qué no se da cuenta de su ideología?, y ¿qué es una ideología en el contexto de la psicoterapia?.

Sobre qué entender por ideología cuando hablamos de psicología.

Una ideología según expone su inventor Karl Marx en "la ideología alemana" consiste en la formación de creencias derivadas de la práctica o de la experiencia manual. Es decir, el obrero lo que cree o lo que sabe consiste en el trabajo diario que realiza, si se dedica a doblar acero su saber consiste en la maleabilidad del acero, y por eso el acero le pertenece, es su saber, y se define a él mismo por eso que hace. 

La idea de ideología en Marx viene de la idea de "imaginación" de Spinoza, más la idea de "fenómeno" en Hegel. Y esto quiere decir que la ideología es ni más ni menos que el contacto deformado o imaginado que las personas tienen de su realidad antes de ponerse a pensar. Es la evidencia completamente real que viene de la experiencia misma, y por ello es algo que no puede pasarse por alto, pues consiste en lo que hay para ponerse a pensar (o antes de empezar a pensar).

Cuando hablamos de ideología - se ve - que hablamos de lo que más seguro tenemos en el mundo, pues el mundo nos confirma una y otra vez que es completamente cierto, que pasa siempre y que consiste a la vez, en la seguridad que tenemos sobre nosotros mismos, pero que, por eso mismo también es falso e imaginado.

Ya vemos que el problema persiste, y que si alguien trabaja de algo como los psicólogos en consulta, esas personas deberán de tener una ideología, ¿no?.

Por ello en el campo de la psicoterapia, en el que convergen tres enfoques y una multitud (más moderna) de mezclas entre estos tres, los psicólogos saben muy bien lo que hacen: son efectivos, son científicos o psicoanalizan muy bien porque tienen ideología. Una ideología que nace del desempeño de su trabajo, como en todos los trabajos. 

Definiendo las ideologías de los psicólogos partiendo de sus enfoques

El psicoanálisis es una tecnología artística que cura neurotizando los comportamientos (esto lo exponen muy bien Deleuze y Guattary en "El antiedipo" / también puedes leer sobre la dependencia del psicoanálisis con el proceso neurótico en mi anterior artículo sobre los delirios), y el conductismo arregla problemas psicológicos amontonando respuestas personales según sus consecuencias, es decir, que al igual que en el psicoanálisis las consecuencias de la tecnología conductista son elegidas para centrarse en el efecto neurótico, y de ahí pasar a solucionar el problema.

Psicoanálisis y conductismo tienen en común su incapacidad para entender el proceso psicótico, los primeros quieren obligar a los deseos dispersos a concentrarse en una imagen familiar, los segundos quieren encerrar las respuestas deslocalizadas en consecuencias cada vez más lógicas. 

Pero no hay que olvidar que la familia es un grupo expuesto al continuo flujo de fuerzas políticas y de producción social, así como las respuestas operantes, si las llevamos al extremo son ambas (tanto las representaciones como las consecuencias de las respuestas) su propia consecuencia. No es extraño que lo asignado a la representación familiar en el psicoanálisis consista en el efecto de fuerzas extra familiares, ni que la consecuencia de la respuesta consista en la elección de la respuesta misma y no de una supuesta consecuencia interna o externa. 

De esta manera, una respuesta operante puede destruirse a sí misma y quedar pérdida entre la infinitud de consecuencias, igual que la representación del padre en la imaginación del niño puede consistir en el incremento de las demandas de la empresa donde trabaja el padre, que aunque no son ahora captadas por la percepción del niño, actúan de forma muy diferente encerradas en una representación familiar. Como se ve entran aquí incluso cuestiones macroeconómicas que no tienen nada que ver con el padre.

Así pues, parece que la necesidad de organizar, planificar o prever, que tienen psicoanálisis y conductismo los fuerza a descartar la intervención psicótica o sin guía.

Las ideologías, se necesitan unas a otras para garantizarse su existencia.


¿Se puede afirmar que el psicoanálisis necesita al conductismo igual que el conductismo necesita al psicoanálisis, como pasa en política con la derecha y la izquierda?. Para empezar si alguno de los dos faltase no habría opuesto en el que comprobar la falsedad o la inutilidad de la psicoterapia contraria. 

Si al tonto le faltase el listo no podría verificar lo tonto que sigue siendo, y dejaría de ser tonto, pero lo que es peor es que no sabría qué ser sin la representación que hace del listo. De igual forma, si mi respuesta queda sin consecuencias (sentidas) o si las consecuencias son tantas que no puedo sentir qué consecuencias me obligan, ¿será la respuesta que doy la consecuencia misma?.

En ambos casos la respuesta no es capaz de condicionarse, en ambos casos la representación no encuentra imagen, y tanto el psicoanálisis como el conductismo se dedican entonces a forzar al individuo a volverse neurótico mediante una nueva respuesta - que guía el psicólogo -con consecuencias "mejor" definidas.

Pero, ¿y el tercer enfoque, y el humanismo?

Pero, y ¿qué pasa con el humanismo?, ese enfoque sin contrario, ese que no puede mirarse en su opuesto para reconocerse. Ese enfoque que es tan dificil definir y que puede convertirse en cualquier otra cosa.

De cualquier forma el humanismo, entendido como el proceso terapéutico entre un paciente y un psicólogo en el que lo que está permitido que pase es solo lo que hace el paciente. En esta terapia humanista, el psicólogo se ocupa por encima de cualquier cosa de no influir al paciente con interpretaciones o con refuerzos (como eso de decirle: ¡muy bien!, o sonreír, o en su defecto quedarse callado y hablar de otra cosa de una forma planificada) como hacen los psicoanalistas o los conductistas en este orden. 

En la terapia humanista todo el desarrollo se hace sin molde, no hay un otro que guía, no hay un opuesto ideológico, no puede el psicólogo saber que es el bueno ya que no hace la terapia "mala", es decir, la opuesta en esta relación de contrariedad mutua que tienen psicoanálisis y conductismo, por ejemplo. 

Si es que se da la "bondad" de la terapia humanista es porque esta se da cuando "el psicólogo no le quita nada al paciente" (la famosa frase de Rogers), o lo que es lo mismo, porque el psicólogo no se siente en la necesidad de darle nada que no sea ya del cliente. Lo que da a entrever que no es como la describía Rogers, no es que sea el punto medio sin opuesto, sino que sus opuestos son todos los puntos posibles; Pues aquí tenemos el opuesto de cualquier estereotipo, cualquier categoría diagnóstica hace de opuesto ideológico frente a la terapia humanista. Por ejemplo: "tú no eres el TOC, o no eres el TLP" es algo que puede sentir un psicólogo frente a su cliente, y como sabe que eso no es lo que siente su cliente, porque eso lo siente él como producto de su formación, decide no decir nada - y está mal ocultarle algo al cliente.

E indiscutiblemente ahí hay un fallo, un roce ideológico, que es el fallo que encontró Rogers, y por el que dijo que los "counsellers" (o ayudadores, o asesores psicológicos) no debían de formarse en teoría ni en psicología sino solo en práctica terapéutica "centrada en la persona". Y esto como explica en varios libros, pero sobre todo en "El proceso de convertirse en persona" tiene que ver con el punto de vista político de la terapia humanista, el de permitir radicalmente la expresión completamente real de la persona, para así facilitar el cambio.

Ahora bien, ¿Cómo puede la teoría - siempre política y poderosa - interrumpir e incluso impedir la ayuda del psicólogo?, ¿Los problemas psicológicos, los trastornos mentales, los trastornos mentales graves, no deben de estudiarse por el hecho de constituirse en formas imaginadas e ideológicas que influyen para mal en consulta?, ¿Y esto le quita algo al paciente?. Lo formulo interrogativamente pero esto mismo es lo que afirma el humanismo más radical.

Y es que como iba diciendo antes, esto es lo que creo que falla en esta teoría, en el hecho de que el tercer enfoque llamado humanista no tenga opuesto, sino que sus opuestos son todos, sus opuestos son cualquier idea sin definir, cualquier expresión sin intención del psicoterapeuta, incluso cualquier gesto. El valor de la terapia humanista es incluir "lo esquizo", o lo que puede delirar como solución a cualquier problema - incluso - de naturaleza neurótica. 

Y esta inclusión de la disyunción es a la vez tener como opuesto ideológico a cualquier "todo molecular". Cualquier saber del psicólogo es un opuesto, cualquier expresión íntima consigo mismo del psicólogo puede ser dañina (como mirar hacia abajo mientras recordamos algo - de ahí la fijación por mirar a los ojos de los "counsellers").

Hay algo que me gusta mucho de la postura humanista, de la regla de dar el poder al paciente o al consultante, y es la de poder ayudar incluso aunque su problema no tenga "solución" a través de las consecuencias de sus respuestas ni a través de una representación familiar definida. Pero hay algo que no me gusta, y es la no aceptación del punto de vista ideológico, o la mayor dificultad para aceptarlo (pues no es que los conductistas o los psicoanalistas lo acepten de buen grado al consistir cada uno en su opuesto).

Sobre el saber teórico y su influencia como forma ideológica de la psicología humanista

Aquí llego a pensar, que la obsesión de las posturas humanistas más radicales por separarse de las formas teóricas de la "enfermedad mental", consisten en el dolor mismo del reconocimiento de su propia (o de mi propia) ideología.

Pues cuando se ayuda a alguien con sus palabras, cuando pretendo entender a esa persona y los conceptos que utiliza, o el significado que tienen en su vida concreta. Cuando no tengo yo una teoría para pensar tu problema, sino que la guía principal es el sentido (que es el sentimiento aún sin forma del cliente) te estoy forzando cariñosamente a que des forma a tus creencias basándote en un sentimiento que al mismo tiempo se está formando. Y que mi intervencíón principal, en un sentido directivo, consiste en señalar dentro de tus propios razonamientos o procesos de pensamiento, qué cosa se te escapa, o qué argumento parece contradictorio. 

Lo que veo, al analizar mi propia práctica, es que me parece que mi saber teórico puede entorpecer ese aprendizaje tuyo. Pero por eso mismo puede que sea mentira y falso, puede que esa sea mi "defensa ideológica".

Y como a veces me pasa, y creo efectivo, cuando una persona me pide una interpretación yo se la doy, asegurándome de dejarle claro de que esa interpretación puede tener fallos. Y cuando una persona me pide algún ejercicio para afrontar su problema, yo le ayudo a plantearlo, y marcamos una metas conductuales, y le explico por qué lo planteo así, siempre diciéndole "que esto puede no funcionar porque puede que esté influyendote demasiado en algo que es tuyo".

Y por eso, voy creyendo que el informar sobre las complicaciones que tiene mi "saber científico" o mi saber sobre la "representación familiar" consigue que no se cree una dependencia muy grande hacia mi dirección, y de que aunque hablemos de "patologías" que le afectan a esa persona, entienda que la trato como a una persona única y valiosa.

Este artículo plantea una problemática sobre la que estoy escribiendo un libro.

¿Estaré aceptando mi ideología como psicólogo?, al menos en este artículo me he desahogado, es algo que estoy escribiendo de una forma mucho más extensa, y que se publicará en un futuro trabajo que se centrará en los delirios y la ideología.

Gracias por leer, EHG.

¿Sabes que trabajo como psicólogo por videollamada?, entra en Ayuda psicológica online y nos vemos.

Compártelo:

Publica un comentario: