14 de enero de 2013



Formas de concepto y constructo.

Publicado por: Esteban Higueras Galán / @HGEsteban
Breve introducción y funcionalidad a las formas del constructo y del concepto


Constructo y concepto son formaciones individuales o individualizadas a trevés de lo social, nos sirven para observar la propia realidad personal, se utilizan como sinónimos, pero, su nacimiento fue otro, no son la misma cosa, su causa difiere.

El construccionismo es una teoría psicológica referente al desarrollo del aprendizaje desarrollada por Seymour Papert y basada en la teoría del aprendizaje creada por el psicólogo Jean Piaget, en ella se destaca la importancia de la acción, es decir, del proceder del cuerpo humano activamente en el proceso de aprendizaje. Por lo tanto el constructo es un referente del área pedagógica.

El concepto nace como utilidad filosófica, se refiere a un contenido mental que se puede definir como una "unidad de conocimiento", es decir, cuando nos referimos a un concepto hacemos alusión a una "idea terminada", por ejemplo, hablamos del concepto de idea platónica cuando nos referimos al concepto de idea realizada por dicho autor en toda su concrepción y especificación, y que es diferente del concepto de idea de algún otro autor.

Desde el ámbito social:

El concepto surge de la necesidad de generalizar o clasificar los individuos, agrupando las cosas o los aspectos y cualidades comunes por sus semejanzas y diferencias. También el constructo se forma por agrupaciones de diferencias.

Desde el ámbito individual:

Conceptos y cosntructos forman relaciones complejas entre palabras y significados, si el concepto es terminado, el constructo nunca lo es, y esto por que esta en intima unión con la experiencia y significación del sujeto, cosa que no hace el concepto -que desde una óptica filosófica, se refiere a la capacidad y utilidad de la idea ya creada.

Unión, utilidad y aplicación.

Términos tan parecidos que no vale la pena - en la mayoría de los casos- inferir distinción alguna,  utilizar ambas palabras como iguales capacita un nexo de unión solido entre las ciencias filosófica y psicológica.

En la actualidad existe un desarrollo investigatívo en el área de evaluación psicológica que esta íntimamente unido a la construcción individual del paciente,  la técnica de la rejilla pretende evaluar y diagnosticar, utilizando los constructos propios del paciente a favor de un futuro tratamiento "a medida" (no estructural), esta técnica la utiliza el psicólogo como primera toma de contacto con el paciente para conocer sus afectos personales (familia, amigos, etc) y de que cosntructos se vale para diferenciarlos, el paciente clasifica a sus cercanos con sus propios constructos (Ejemplo: "buena gente", trabajador, elegante, tímido, etc.) y deja abierta al psicologo puertas "conceptuales" que pocas veces antes fueron abiertas en psicología.

Ver trabajo de investigación en vídeo sobre la técnica de la rejilla realizada por la Universidad de Barcelona. 






Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Introduce tu correo electrónico: