3 de julio de 2010



El alma es un cierto y determinado modo del pensar. Spinoza.

Publicado por: Esteban Higueras Galán / @HGEsteban

PROPOSICIÓN XLVII

El alma humana tiene un conocimiento adecuado de la eterna e infinita esencia de Dios.

Demostración: El alma humana tiene ideas (por la Proposición 22 de esta Parte), en cuya virtud (por la Proposición 23 de esta Parte) se percibe a sí misma, a su cuerpo (por la Proposición 19 de esta Parte), y a los cuerpos exteriores (por el Corolario 1 de la Proposición 16 y por la Proposición 17 de esta Parte), como existentes en acto; de este modo (por las Proposiciones 45 y 46 de esta Parte) tiene un conocimiento adecuado de la esencia eterna e infinita de Dios. Q.E.D.

Escolio: Según esto, vemos que la esencia infinita de Dios, y su eternidad, son conocidas de todos. Ahora bien, como todo es en Dios y se concibe por Dios, se sigue que de tal conocimiento podemos deducir muchísimas cosas que cono­ceremos adecuadamente, formando así ese tercer género de conocimiento del que hemos hablado en el Escolio 2 de la Proposición 40 de esta Parte, y de cuya excelencia y utilidad tendremos ocasión de hablar en la Quinta Parte. Y si los hombres no tienen de Dios un conocimiento tan claro como el que tienen de las nociones comunes, ello se debe a que no pueden imaginar a Dios como imaginan los cuerpos y a que han unido al nombre de «Dios» imágenes de las cosas que suelen ver: lo que difícilmente pueden los hombres evitar, pues son continuamente afectados por cuerpos exteriores. Pues, en verdad, la mayor parte de los errores consisten simplemente en que no aplicamos con corrección los nombres a las cosas. En efecto, cuando alguien dice que las líneas trazadas desde el centro de un círculo a su circunferencia son desiguales, entiende por «círculo», en ese momento al menos, algo ciertamente distinto a lo que entienden los matemáticos. Asimismo, cuando los hombres yerran en un cálculo, tienen en la mente otros números que en el papel. Por lo cual, si se atiende sólo a dicha mente, no se puede decir que cometen error; sin embargo, parecen cometerlo, porque creemos que tienen en la mente los mismos números que están en el papel. Si no fuese así, no creeríamos en absoluto que yerran, como no he creído que erraba uno a quien hace poco he oído gritar que «su patio había volado a la gallina del vecino», pues la intención de su pensamiento me parecía lo bastante clara. Y de aquí surgen la mayor parte de las controversias, a saber, de que los hombres no expresan correctamente su pensamiento, o bien de que interpretan mal el pensamiento ajeno. Pues, en realidad, cuando más se están contradiciendo, o están pensan­do lo mismo, o están pensando cada uno en una cosa distinta, de modo que lo que estiman ser errores o absurdos del otro, no lo son.

PROPOSICIÓN XLVIII

No hay en el alma ninguna voluntad absoluta o libre, sino que el alma es determinada a querer esto o aquello por una causa, que también es determinada por otra, y ésta a su vez por otra, y así hasta el infinito.

Demostración: El alma es un cierto y determinado modo del pensar (por la Proposición 11 de esta Parte), y de esta suerte (por el Corolario 2 de la Proposición 17 de la Parte I), no puede ser causa libre de sus acciones, o sea, no puede tener una facultad absoluta de querer y no querer, sino que (por la Proposición 28 de la Parte I) debe ser determinada a querer esto o aquello por una causa, la cual también es determinada por otra, y ésta a su vez por otra, etc. Q.E.D.

Escolio: De la misma manera se demuestra que no hay en el alma ninguna facultad absoluta de entender, desear, amar, etc. De donde se sigue que estas facultades, u otras semejantes, o son completamente ficticias, o no son más que entes metafísicos, o sea, universales, que solemos formar a partir de los particulares. De modo que el entendimiento y la voluntad se relacionan con tal y cual idea, o con tal y cual volición, de la misma manera que «lo pétreo» con tal y cual piedra, o «el hombre» con Pedro y Pablo. En cuanto a la causa por la que los hombres creen ser libres, la hemos explicado en el Apéndice de la Parte Primera. Pero antes de seguir adelante, viene a cuento advertir aquí que entiendo por «voluntad» la facultad de afirmar y negar, y no el deseo; es decir, entiendo aquella facultad por la que el alma afirma o niega lo verdadero o lo falso, y no el deseo, por el que el alma apetece o aborrece las cosas. Ahora bien, tras haber demostrado que estas facultades son nociones universales, que no se distinguen de las cosas singulares a partir de las cuales las formamos, es preciso averiguar ahora si las voliciones mismas son algo más que las ideas mismas de las cosas. Es decir, es preciso averiguar si se da en el alma otra afirmación o negación aparte de la que está implícita en la idea, en cuanto que es idea; acerca de ello, y para evitar que por «pensamiento» se entienda una «pintu­ra», véase la Proposición siguiente, así como la Definición 3 de esta Parte. Pues no entiendo por «ideas» las imágenes que se forman en el fondo del ojo, o, si se quiere, en medio del cerebro, sino los conceptos del pensamiento.
Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Introduce tu correo electrónico:


Etiquetas

Abentofail (2) Abner Pantoja (5) Agustín de Hipona (3) Amistad (8) Apariencia (2) Aprender (4) Aristóteles (19) Arte (10) Artículo (90) Artículos enviados (40) Averroes (5) Baudrillard Jean (2) Biografía (5) Borges (3) Capitalismo (6) Ciencia (15) Cine (2) Comunismo (2) Conceptos (7) Conciencia (3) Conocimiento (12) Cosmología (2) Crítica (4) Cultura (3) David Hume (2) Democracia (7) Derrida (2) Descartes (7) Dialéctica (7) Diferencia y repetición (2) Dios (5) Documental (3) Don Quijote (2) Ecología (3) Edad media (2) Educación (4) Enrique Martínez (15) Ensayo (136) Entrevista (2) Epicuro (3) Epistemología (7) Escritos (426) espíritu (5) Estética (10) Ética (23) Evolución (3) Existencia (4) Experiencia (3) Felicidad (2) filosofia (138) Filosofía Clásica (6) Filosofía Cristiana (2) Filosofía en blog (12) Filosofía griega (17) Filosofía hedonista (6) Filosofía medieval (7) Filosofía moderna (3) filosofía política (40) Filosofia y deporte (6) Foucault (29) Germán Gallego (23) Gilles Deleuze (50) Gramsci (5) Hacer filosofía (8) Hegel (40) Heidegger (10) Heine Heinrich (3) Henri Bergson (2) Hermann Hesse (7) Historia (8) Hobbes (3) Humanismo (3) Humor (3) Idea (14) Identidad (2) ideología (4) Imágenes (4) Incertidumbre (3) Individualidad (2) Inteligencia (2) kant (4) la filosofia (11) Lecturas (270) Lenguaje (8) Libertad (12) Libro ética geométrica online (113) Libros (14) libros gratis (6) Libros libres (7) Mal (3) Maquiavelo (9) Marco Aurelio (2) María Zambrano (2) Marques de Sade (2) Marx (28) Matemáticas (2) Mente (2) Metafísica (7) Michel Onfray (11) Microensayo (25) Miguel de cervantes (3) Miguel de Unamuno (6) Mitología (3) Moral (3) Música (9) Nada (4) Nietzsche (21) Ortega y Gasset (12) Oscar Oural (2) Percepción (8) Platón (10) Poesía (6) Política (24) Popper (6) positivismo (9) Posmodernidad (3) Práctica Filosófica (4) Psicoanálisis (3) Psicología (4) Racionalidad (2) Razón (5) Realidad (12) Relato filosofía (33) religión (4) Renacimiento (3) Reseña (6) Russell (4) Saber (3) Santo Tomás (3) Sexualidad (8) Shakespeare (2) Slavoj Zizek (3) Socialismo (5) sociedad (21) Soren Kierkegard (7) Spinoza (173) Subhistoria (4) Tales de Mileto (2) Teoría (4) Thoreau Henry David (5) Universidad (3) Venezuela (14) Verdad (5) Vico (4) Vídeo (63) Wittgenstein (8) Zapata (2)