Síguenos por email

Popular Posts

Archivos de publicación

Buscar

Mostrando entradas con la etiqueta Addison. Mostrar todas las entradas

¿Qué entiende Addison por “placeres de la imaginación”?

¿Qué quiere decir Addison con el término “placeres de la imaginación?

Continuamos en esta serie de artículos relacionados con la “Estética y Teoría del Arte en el siglo XVIII”, revisando el ensayo de “Los placeres de la imaginación” de Joseph Addison, para profundizar más en la temática. En esta ocasión abordaremos el tema respecto a tratar de comprender ¿qué entiende Addison por la idea de “placer de la imaginación”?


Continuamos en esta serie de artículos relacionados con la “Estética y Teoría del Arte en el siglo XVIII”, revisando el ensayo de “Los placeres de la imaginación” de Joseph Addison, para profundizar más en la temática. En esta ocasión abordaremos el tema respecto a tratar de comprender ¿qué entiende Addison por la idea de “placer de la imaginación”?
Al revisar el ensayo del propio autor, encontramos la siguiente idea que vale la pena citar: “entiendo los placeres que nos dan los objetos visibles sea que los tengamos actualmente a la vista, sea que se exciten sus ideas por medio de las pinturas, de las estatuas, de las descripciones, u otros semejantes” (p. 130-131). Y naturalmente que a partir de ahí podemos reflexionar.
Como podemos leer y rescatar en la cita anterior, Addison entendía como placer, aquello que provenía, digamos hermenéuticamente, del sentido de la vista. Por supuesto notamos en ello una fuerte influencia por las ideas de los filósofos de su época que abordaban el tema de la teoría del conocimiento; y de manera particular, sobre el trabajo de Locke.
Continuando con el planteamiento, tenemos que el autor clasificó de manera categórica a los placeres en dos clases; en primario: en él se manifiestan todos aquellas sensaciones que proporcionan los propios objetos que tienen como elemento esencial, que los tenemos presentes. Desde aquí se empieza a sospechar de la influencia de Locke.
Mientras tanto, los placeres secundarios son, según él, aquellas sensaciones que provienen de manera particular, de las imágenes e ideas a partir de recuerdos o evocaciones. Aquí se podría sospechar de una influencia de Berkeley, aunque la adaptación al tema de estudio es más directa de Locke. Cuestión de revisar sus aportaciones.

Sobre esta última idea, es necesario señalar que la condicionante es que verdaderamente los recuerdos o visiones sean fielmente producto de una observación de algo tangible, sea una pintura, una escultura o algo similar. No se considera algo producto de nuestra creatividad estética.  

Introducción a “Los placeres de la imaginación” de Joseph Addison.

Aproximación a los contenidos de la obra de Joseph Addison.

En este artículo que será el germen de posteriores relacionados con la temática siguiente: estética y teoría del arte en el siglo XVIII; estarán centrados principalmente, en la obra de Joseph Addison que se titula: “Los placeres de la imaginación”, publicada en el año de 1712.  Y que nos servirá como referente bibliográfico para dar pie a los artículos posteriores a este tema..


En este artículo que será el germen de posteriores relacionados con la temática siguiente: estética y teoría del arte en el siglo XVIII; estarán centrados principalmente, en la obra de Joseph Addison que se titula: “Los placeres de la imaginación”, publicada en el año de 1712.  Y que nos servirá como referente bibliográfico para dar pie a los artículos posteriores a este tema.
La importancia de empezar a revisar a dicho autor sobre los temas relacionados con la estética y teoría del arte de un siglo en particular, reviste en el hecho de que es un parteaguas en la llamada consolidación de la influyente “estética británica” y del periodo del "romanticismo". Por supuesto que las bases teóricas no se centran de manera particular en este ensayo que mencionamos, es un referente.
Valga señalar entonces que según la biografía de este ilustre personaje, Addison, nació en un lugar llamado Milston, que se encuentra ubicado en el sur de Londres. Nació en el año de 1672; y fue entre otras cosas, un crítico literario, ensayista, poeta, dramaturgo y político. Esa versatilidad intelectual le permitió dar grandes aportes al pensamiento estético y otros temas.
Entre sus diversos trabajos propios de su quehacer intelectual, tenemos que empezó a colaborar en una publicación que se volvió exitosa: “The Tatler”, posteriormente empezó, en el año de 1711, a colaborar en la publicación llamada: “The Spectator”; en donde tendría la oportunidad de publicar el ensayo al cual hacemos referencia.
Dicho ensayo: “Los placeres de la imaginación”, fue publicado en el año de 1712 precisamente en la publicación “The Spectator”, en el número 461. Desde su publicación, ha tenido gran recibimiento y aceptación por sus planteamientos sobre la estética. Dicho aspecto lo revisaremos con detalle en otros artículos. Por lo que recomiendo, si es de su interés, estar al pendiente.
Y hablando de recomendaciones, me permito hacer una, y es que en la medida de sus intereses y posibilidades lean el siguiente texto: “Los placeres de la imaginación y otros ensayos de The Spectator”, de Tonia Raquejo, profesora de historia del arte en la Universidad Complutense.