Síguenos por email

Buscar

Archivos de publicación

Mostrando entradas con la etiqueta Filosofia y deporte. Mostrar todas las entradas

F. C. Barcelona: la elevación de la Poiesis


F. C. Barcelona: la elevación de la Poiesis.
Poiesis, así podríamos definir el estilo del Barça. Me arriesgo a hacer esto porque hay algo que no me gusta: la media se ha adueñado de la palabra “filosofía” para hablar de un estilo de juego que después se ha ido extendiendo al resto de equipos de fútbol.


Poiesis, así podríamos definir el estilo del Barça. Me arriesgo a hacer esto porque hay algo que no me gusta: la media se ha adueñado de la palabra “filosofía” para hablar de un estilo de juego que después se ha ido extendiendo al resto de equipos de fútbol. Aprovecho que hay una etiqueta para hablar de esto, aunque pueda parecer contradictorio en muchos de mis escritos. La única de las comparaciones filosóficas que se pueden hacer con el equipo de la ciudad condal es esta, amén de hablar de su entrenador Josep Guardiola. Quiero analizar el aspecto ofensivo, ni el táctico ni el defensivo del equipo, porque es donde más se crea.

Hablemos de la poiesis, según Heidegger en la Carta sobre el humanismo  la culpa del pensar técnico está en la escisión que hacen Platón y Aristóteles entre praxis y poiesis. Esta además se ha asociado a la poesía, es la creación de algo nuevo. Obviamente el primero de los filósofos despreciará esta porque se dedica a hacer copias de copias ya presentes, la poiesis será simplemente una creación de tercer nivel por así decirlo y totalmente alejada de la verdad, con lo que los creadores son expulsados de la República platónica. Paradójicamente, su estilo poético en los Diálogos platónicos le hacen un gran escritor y creador. Pero ese es otro tema, tan sólo trataba de darle una conexión con nuestros antepasados culturales griegos. El Pep Team ha conseguido enganchar con su forma de creación de fútbol a todo un colectivo muy diferente entre sí, ahí está el primer triunfo del conjunto blaugrana. Ese continuo reinvento futbolístico, además, le hace merecedor de la admiración mundial. Sea con tres o cuatro defensas el equipo siempre deleita a su público, por ello cuando baja un poco el nivel la sensación general es de desacierto o fallo de ese grupo humano. Una de las innovaciones que ningún otro equipo ha podido realizar es el destacado falso nueve, una manera de jugar sin un delantero centro puro. Messi como referencia de esto, a lo que se han sumado perfectamente jugadores como Cesc Fábregas o Alexis Sánchez. Pero vamos a analizar cómo es posible que ocurra esto con la formación que tienen y jugadores que tienen[1]La alineación habitual es la siguiente, he obviado lesiones y demás percances del deporte y la vida en general por razones más prácticas. Vamos a analizarla incluidos los movimientos ofensivos como hemos dicho:


Por lo general, este año sobre todo, Dani Alves sube la banda como carrilero lo que deja una defensa de tres. Pese a la fotografía, la defensa suele estar muy adelantada y las líneas del centro de campo se adelantan bastante provocando que al ataque se sumen hasta siete jugadores (incluso ocho). Provoca que la defensa y media contraria se metan atrás para defenderse, levantando una muralla que a base de paciencia los jugadores del Barcelona suelen derribar. Estos últimos años ha habido un cambio en un jugador importante como es Xavi, este sistema le permite llegar arriba y meter más goles de lo habitual ya que tiene bien cubierta la espalda por Sergio Busquets, cuyo trabajo es el más sucio e importante de toda esta creación poiética. Este jugador es el encargado de recuperar los balones que pueda, además de apoyar el ataque y desvivirse en defensa. El jugador clave, Messi, suele ejercer de mediapunta permitiendo la entrada de Iniesta. Por lo general toda jugada de gol pasa por los pies de estos cuatro jugadores, permitiendo la incorporación de los extremos Pedro y Villa. Una de las jugadas típica es la caída de Messi a la banda de Dani Alves, lo que permite llegar a cuatro jugadores al área contraria.



Al rosarino le encanta esta jugada porque siempre puede perfilarse hacia su pierna izquierda y golpear preciso y con fuerza a portería. A pesar de ser muy conocida, siempre sale de diferente manera con lo que la creación es demasiado importante. Hay dos posibilidades, espero se entienda el esquema:


Como se ve, a pesar de la superioridad defensiva representada por las cruces el Barça siempre tiene una posibilidad nueva de poiesis y la norma general es la triangulación si no hay posibilidad de creación, lo que nos lleva a ver cosas increíbles en un espacio de pocos metros. Cuando Messi recibe en el pico del área, tiene tres posibilidades: devolver al carrilero Alves y centrar con la incorporación de tres más dos jugadores al área, buscar a Xavi para que se la deje y tirar o a Pedro y tener el mismo resultado. El balón ajustado al palo suele entrar y si no la para o envía a córner el portero entran otros cuatro, tres mínimo, jugadores al rechace con lo que la presión para la defensa es máxima. La piedra angular de este proyecto es Messi, sin duda, pero los demás jugadores cuentan de manera inimaginable.

A grandes rasgos, esta es una aproximación al juego del F. C. Barcelona. Si la entrada tiene cabida y aceptación, me veré obligado a hacer más. Pero sobre todo me gustaría que se entendiera una cosa: este equipo es único, por eso el jugador argentino en su selección no puede hacer lo mismo que hace en su equipo. No hay comparación posible frente a un equipo que se dedica a dignificar este deporte. 


[1] Las imágenes son fotografías personales del autor, dando la autoridad de poder distribuir libremente cada una de ellas. 




F. C. Barcelona: la elevación de la Poiesis.
Enrique Martínez, mi blog personal: Esto es Kaos Contacto: Gmail: eselkaos2011@gmail.com / Facebook @Mart_Nrique

Filosofía y deporte para combatir el aburrimiento.

 Ahuyentar el aburrimiento y ganar con ello.
Esteban Higueras Galán - Microfilosofía.com

Combatir el aburrimiento de cualquier manera es vulgar, así, aquel que hace estallar fuegos artificiales frente suya es vulgar: cuando escapa de su real problema.

Combatir el aburrimiento con cohetes en el aire, o copas en la barra del bar no requiere de ningún poder animoso, este es, un poder capaz de ejercitar al cuerpo en nuestra propia utilidad. Ni aún con todo el dinero del mundo las personas pueden escapar al aburrimiento si a la vez no desarrollan una diversión útil. De cualquier modo, predominan discotecas -alcohol, cines: donde se ven películas cargadas de efectos especiales -explosiones-, miles de anuncios con dinero facil, compre tabaco.... No crear intensidad por si mismo, es la falta, la gran fatalidad.


Asegurarse de que el placer que distrae parte del mismo disfrutador, en esto es único tanto el deporte como la filosofía.

PROXIMAMENTE: LIBRO ANÉCDOTARIO DE FILOSOFÍA Y DEPORTE
Autor: Esteban Higueras Galán.
Puedes hablar con el en Facebook, Twitter y Correo: Higalano@gmail.com

La satisfacción en el ejercicio de la filosofia y el deporte.

 La satisfacción en el ejercicio de la filosofía y el deporte.
Serie: anecdotario de filosofías y deportes.

En busca del hombre satisfecho: El mundo se ha convertido en un lugar caótico y peligroso, y la vida en una sucesión de obligaciones sin sentido que nos dejan vacíos y desconformes, hoy es necesario, más que nunca: volver a jugar, quiero decir, que lo verdaderamente importante es quitar cualquier importancia trascendente, para ejercitar una filosofía alegre y de naturaleza viva. Esto es lo más "importante" de todo: que no existen preguntas importantes.

¿Qué impide el acceso a la satisfacción? Se puede pensar que lo que se le exige a la filosofía es que solucione los grandes problemas de la humanidad, que dé respuesta y sea capaz de crear el sistema filosófico perfecto donde cualquier acontecimiento pueda predecirse. Pero, si uno se fija con el detenimiento y alegría necesario, no tardará en darse cuenta que tanto el acto filosófico como la práctica deportiva representan una satisfacción frívola, y un ejercicio tan ligero e insustancial que procedería a observar la filosofía como una ciencia de deportistas. Ya que dentro del hombre biológico existe un hombre lujoso que disfruta del deporte como de la filosofía, y , como si para estos la cosa superflua fuese la cosa necesaria, o el desinterés manifiesto en el ejercicio de la filosofía y el deporte actuase como un don no extraño, viven acompañados del regocijo de un cuerpo intenso y en continuo cambio, y al contrario ocurre para aquellos estudiantes inmóviles, de ideas fijas e imaginación colapsada, cuyas caras reflejan la máxima importancia teórica, que sin pasar por la prueba intensa de la experiencia se hace incapaz de crear la individualidad, sin poder dar sentido, ni placer, ni llenar su vacía depresión.

Y por cualquier calle que me preste a dar un paseo cerca de la (1)facultad de filosofía escucho: que el sistema de cuerdas no llega a explicar totalmente "el todo", y en lo más, que algunas otras teorías -también creadas por departamentos de "marketing"- no cumplen con las expectativas creadas, y la respuesta real y cruda: que el filósofo no-individualizado, el que no se adueña de la teoría ni se impregna en ella con toda la intensidad posible, no encontrará el goce ni la capacidad de juego que requiere el ejercicio de la filosofía.

No hay que tomar la filosofía muy en serio, y al igual que en deporte hay que hacerse consciente del juego, y ocuparse del juego y su ejercicio, la filosofía puede escribirse como literatura y con la misma importancia -que es la mínima de cualquier escrito, ya que es incapaz de solucionar los problemas de la humanidad sin a la vez producir una transversalidad de la identidad.

Hasta aquí lo que pretendía analizar y describir: ¿cómo hace el hombre que se place? o ¿de qué forma su cuerpo actúa como trampolín?. Ahora se puede pensar que el hombre contento de si mismo, es el más consciente y lujoso pensador, y a la vez, creador de sí mismo y su entorno. Es decir, que actúa como filósofo y deportista.

(1) Conversaciones de este tipo abundan en la facultad, puede que, al menos, el 50% de los estudiantes de filosofía padezcan de alguna patología como la depresión común o busquen el sistema "perfecto".


Índice de Anecdotario de filosofías y deportes.

 Índice de Anecdotario de filosofías y deportes.
Esteban Higueras Galán - Microfilosofía.com


Existe una razón, yo diría que natural para prestar atención a la filosofía y al deporte, y es la de experimentar las posibilidades del cuerpo. Esta pregunta plantea el problema principal de que posibilidades tiene un cuerpo, no solo experiencias y placeres puede soportar un cuerpo, hay más, el sentido principal es el de como puede mi cuerpo hacer más de lo que ahora es capaz, que puede aprender y que formas variables acomodará en su transcurso. Primero aclaro -para quien no lo conozca- que pienso una idea como un compuesto repleto de variables, y formado conforme a otras variables, otros modelos de diferenciación, de forma tal que lo que mantiene viva -y útil- a la idea es el cambio.
Exactamente igual que en deporte -el deportista de primer nivel no deja de aprender en toda su carrera-. Y el filósofo sin aprendizaje y evolución: sería como un libro repleto de telarañas. Así, en esta serie expondré algunas anécdotas que en el contexto de la filosofía y el deporte sirvan para ejercitar la filosofía, y en su caso, filosofar el deporte (1).

(1) Fijensé que esta afirmación inversa es idéntica.


Índice de artículos del anecdotario de filosofías y deportes: 

1- La filosofía es la ciencia de los deportistas.
2- Satisfacción en el ejercicio del deporte y la filosofía.
2- Articulo sobre el sistema en los deportes y la filosofía -Próximamente-
3- Filosofía y deporte como actitudes de estatus y galantería -Próximamente-
4- Las actitudes hacia uno miso y la vida en el deporte y la filosofía -Próximamente-
5- Más artículos... -próximamente-


El placer en juego en el deporte y la filosofía.

 La filosofía es la ciencia de los deportistas, un ejercicio placentero y una ocupación aficionada - Ortega y Gasset.

Esta es la primera entrada de una serie de artículos previstos para mediados de septiembre en adelante donde se hablará de deportes y filosofías, concretamente se trata de un anecdotario de deporte y filosofía.

Partiendo de la afirmación de Ortega, incluyo al filósofo dentro de la vocación del deportista, en cuanto a que su eficacia radica solo en cierto sentido a la capacidad creativa acostumbrada a un modo de expresión marcadamente conceptual. El filósofo busca el concepto y nos describe las rutas para su encuentro, y a la vez, el filósofo no hace otra cosa que buscar las mismas rutas mientras describe un concepto. Por esto que se torna necesario describir en primer lugar la ocupación aficionada y juguetona del filósofo mientras trabaja, que necesita -quizá- para su solución de la pregunta Spinoziana: ¿Qué puede un cuerpo?.

En primer lugar, tanto en deporte como en filosofía es necesario para su disfrute de un cierto alivio existencial y actitud autorrealizadora, por lo que el individuo -sin llegar a la perfección- necesita encontrarse en un estado de suficiencia , alegría, alta autoestima y goce, cosa que le capacita para practicar el juego, es decir, para utilizar -si cabe- todos sus recursos solo por la obtención placentera del momento.

El filosofo que hace filosofía no pierde de vista que esta inmerso en un juego, consciente de la existencia de unas normas y su cumplimiento, y que al igual que en cualquier deporte las reglas dependen del sistema y organización de la especialidad que ejercita. Un ejemplo: El historiador que se sirve de la filosofía para explicar la utilización de un concepto pasado, se centra explícitamente en enunciar los estímulos descriptivos que permitan diferenciar los acontecimientos, como en el amor romántico de la época victoriana, y no se involucra en la forma de otros conceptos matemáticos o de ocupación médica, ya que no le es necesario. Así en deportes ocurre algo similar -y demasiado obvio- apuesto a que ningún jugador de fútbol confundirá las reglas de su deporte con las de cualquier otro, pues estaría fuera de las reglas del juego.

En otros casos el deportista estará seguro de que hace deporte en un sentido general, que pudiera ser una modalidad al aire libre como correr, andar, subir una gran cuesta o saltar una valla. Aquí el individuo no esta inmerso en ningún sistema, pudiendo expresarse libremente. Como el filósofo que gusta de meditar cinco minutos en cada cosa, o sale en busca de aforismos.

Y en los dos casos, ya se encuentre en un ejercicio libre de reglas o en algún otro juego especifico, tanto el filósofo como el deportista temen el periodo de preparación -la famosa pretemporada. Hay un momento en la puesta a punto en el que no se tienen las capacidades corporales necesarias para realizar lo mínimo, la capacidad de esfuerzo, de soportar largas carreras y mantener -al mismo tiempo- un estado intensivo óptimo, que permita rectificar ante cualquier cambio en el juego, hace que el individuo caiga frustado y con ganas de abandonar. Pero este tiempo que en deportes consta de solo unos meses, en filosofía se alarga unos cuantos años. Hablo de la capacidad de esfuerzo, no conceptual, es decir, la capacidad de mantener una velocidad e intensidad alta en el ejercicio del deporte y la filosofía, dejando a un lado la mejor utilidad en cuestiones metodológicas o variaciones corporales y teóricas que contribuyen a la organización de un sistema. Digamos de un futbolista que sin conocer aún su desempeño ni posición en el terreno de juego se dedica a correr, realizar flexiones, triceps, saltar vallas, responder a un pitido con una carrera de máxima intensidad, etc. O del filósofo que lee una y otra vez sus notas sobre la historia de los filósofos, sobre sus acontecimientos, la vida que llevo y la necesidad de sus creaciones, también cuando mantiene recta su lectura sin caer en el "snobismo", esforzandose conscientemente en la comprensión de un texto.

Como conclusión, y salvagurdando las diferencias cualitativas, filosofía y deporte en lo que se refiere a intensidad y capacidad de disfrute: una y la misma cosa. En las cantitades de esfurzo, en los increntos de capacidad, placeres y beneficios, la filosofía y el deporte funcionan como administradores naturales de goce, ahora en las cualidades, allí, en las reglas y diferenciación se encuentran las diferencias. Por eso ahí que crear el sistema donde jugar.

Dos conceptos de Fútbol. Mourinho y Guardiola.

Esta entrada de carácter deportivo anticipa el cruce del Lunes entre F.C Barcelona - Real Madrid C.F. 

En cualquier momento que un observador se dispone a disfrutar de un partido de fútbol, este, podría decantarse por cualquiera modos de juego que un equipo pueda realizar, y en el más actual de los presentes se sentirá más atraído hacía modos futbolísticos en expansión, esto es de suponer, como al igual que en cualquier otra disciplina artística/competitiva, pues, pensamos que los grandes ganadores lo son por su actualidad; grandes jugadores, presupuesto, socios, fama... y no lo son, solo decimos que son grandes por la potencia de expansión que consiguen imprimir en la disciplina, un equipo que se sabe grande se preocupa por su potencia, es decir:

Para que un equipo crezca, tiene que existir una renovación de los movimientos entre los sujetos del bloque, se ve claro en el fútbol, hay un equipo que crece, ese aprende una táctica en la que las figuras individuales (futbolistas) coordinan y ejecutan modos de fútbol en una progresión positiva compleja (se podría decir musical...), es por esto que FC.Barcelona y Real Madrid C.F se distinguen de entre los demás por su constante voluntad de expansión, por la potencia de expansión que consiguen imprimir a la disciplina, ellos actualizan el deporte con nuevos esquemas en una mayor proporción (hasta aquí se dirá que el resto de equipos son en mayor medida quienes copian a estos dos).

Ocurre que cualquier sistema futbolístico es observable, ahí están los espectadores, gente que gusta del fútbol, que buscan en él modos de fútbol, comentaristas y entrenadores de otros clubes se dedican a asimilar nuevos conceptos de equipos en expansión. Ellos son los rivales y pretenden una idea de fútbol, que amplíe o varíe, aumente y disminuya su sistema, su forma de ver fútbol.

Los equipos que están en constante vigilancia, esto es, los punteros de grandes ligas (RMD,FCB,MCU,ACM) son los que más necesitan expandir su modo de hacer fútbol por la amenaza de la observación externa, todos los rivales observan y crean conceptos para superarles, intentan crear una idea de fútbol que les beneficie.

Así los grandes equipos se interesan en poseer a entrenadores con un concepto de fútbol exitoso y prometedor, es decir, el que más expansión pueda experimentar en un futuro.Esta temporada ( y estas últimas) vemos a Madrid y Barcelona como las grandes referencias en cuanto a expansión.


El F.C Barcelona crea un sistema de fútbol de toque con el que se identifica, en este fútbol se percibe un concepto a simple vista difuso, "imperceptible", los encadenamientos y secuencias son múltiples, vemos que el peligro acecha desde todos lados, los pases son cortos, la comunicación entre todo el equipo se sigue rítmicamente en fases de paredes y "toque de cara". Intentan eliminar el jugador de referencia (¿Xavi?) o al menos se pretende que no lo haya. De esta forma el fútbol se hace difícil de parar, funciona como una máquina donde el concepto en expansión sería la existencia de ninguna referencia.

El Real Madrid C.F crea un fútbol de incisiones con el que se identifica. El concepto de este fútbol(el de Mourinho) diremos que no es de toque, es de "incisiones", aquí el sistema es mucho más rápido y parece no influye demasiado la posesión de balón, ni interesa de forma alguna el dar pases cortos, la eficacia se presenta de forma diferente.Usan referencias más defensivas que ofensivas, se hace necesario para mandar un pase en largo -una incisión desde cualquier parte del campo puede crear peligro- , alguien cae a banda, recoge un balón en largo dos pases más y gol. La referencia no esta en parte alguna del campo, la colocación defensiva en cada lugar del terreno crea el potencial peligro cuando es el contrario quién ataca. En ataque las conducciones son rápidas y los pases escasos, se forma un concepto donde la expansión actúa en las incisiones sobre cualquier referencia.

Estos son ejemplos de conceptos que interesan al fútbol -y a cualquier disciplina- ya que se encuentra en constante cambio, siempre es necesario un concepto futbolístico para hacer fútbol, un modo de fútbol que mejorar.