El fenómeno karl Marx

El interés de karl Marx por comprender el mundo lo han convertido en un saco de bulos, pero él no era marxista.
Compártelo:

 

            Guste o no, más allá de los prejuicios inculcados por manuales, catecismos y panfletos o de las estigmatizaciones dejadas por los “enemigos” de la “sociedad abierta” de Popper y por la École de la suspicion de Ricoeur, el vigor y el rigor de la filosofía de Marx provienen de su afinidad electiva con tres grandes pensadores a los cuales, de continuo, se reclama como su legítimo heredero: Aristóteles, Spinoza y Hegel. Se sabe de su devoción irrestricta por Dante y por Shakespeare, o por Goethe, Schiller y Hölderlin, respectivamente, en el ámbito literario. Pero más allá de su particular interés por el estudio de Maquiavelo y Bruno, de Bacon y Hobbes o de Vico y Kant, su forma mentis fue moldeada por la compleja estructura de las ideas y valores de quienes, tal vez, sean los mayores y más representativos exponentes del más sólido y consistente pensamiento filosófico, en sentido enfático.


Karl Marx no es marxista

            Quizá sea esa la razón por la cual, en el conocido Postfacio de El Capital, Marx declare, abierta y orgullosamente, ser discípulo de Hegel, dado que el “movimiento del concepto”, inmanente a la inteligencia crítica e histórica del padre de la dialéctica moderna, es el resultado de la Aufgehoben de las filosofías de Aristóteles y Spinoza. Y,  aunque Doktor Marx afirme haber invertido los términos de la polaridad del Maestro, la naturaleza circular de uno de los extremos de la oposición siempre conducirá -porque será inevitablemente correlativa- al otro, tal como sucede en la magnífica representación de la Escuela de Atenas de Rafael, en la que el artista supo trazar, no sin magistral genialidad, el circuito tácito, continuo, entre la mano de Platón, que señala hacia el cielo -apoyando sus fundamentos en el Timeo- y la de Aristóteles, quien, sustentándose en la Ética, apunta hacia la tierra.

            Por estas fechas, Karl Marx está de aniversario. Nació un cinco de Mayo de 1818, es decir, se cumplen doscientos tres años de su nacimiento, en el seno de una familia de la llamada pequeña burguesía de la renania alemana, para más señas, judía convertida al protestantismo y amante del Stunm und Drang, la “tormenta” y el “ímpetu” que le dio cuerpo y figura al movimiento ético y estético, poético, filosófico y literario, que se desarrollara en Alemania a partir de la segunda mitad del siglo XVIII. Su padre Heinrich y su mentor, el barón von Westphalen -quien años después sería su suegro-, se ocuparon diligentemente de sembrar en el inquieto joven el amor intellectualis spinoziano que, por cierto, fundamenta, en buena medida, el espíritu de creación del romanticismo alemán. Nadie, dice Hegel, puede entrar al universo de la máxima filosofía si no es por la mínima puerta de la filosofía de Spinoza. Y Marx entró, para caer, poco tiempo después, “preso en los brazos del enemigo” de los seguidores del romanticismo, incluyendo a su padre y a su mentor. Y es que, mientras más trataba de separarse de Hegel, más cercano se le hacía.

            Karl Marx fue el más destacado discípulo de Hegel, precisamente porque -como lo hiciera Aristóteles respecto de Platón o Spinoza respecto de Descartes- llevó su pensamiento hasta las últimas consecuencias, completando, de ese modo, el círculo perfecto trazado por Sanzio. Y así como Aristóteles fue convertido en un santón, en el Magister dicit de musulmanes, judíos y cristianos, o del mismo modo como Spinoza fue convertido en un demonio materialista, promotor del más patético de los ateísmos, así Marx, filósofo de la actividad sensitiva humana y, por ende, de la libre voluntad del ser y de la conciencia sociales, de la denuncia del morbo de una sociedad enajenada y escindida de su propia determinación humana, de la exigencia de superar y conservar simultáneamente la condición privada de la propiedad, fue convertido en el peor Ayatollah del totalitarismo, en el promotor de la “igualdad por abajo”, del terrorismo internacional y, especialmente, de la destrucción de la civilización occidental. Se le percibe, en estos días, como un bárbaro y un resentido, un diseminador del odio entre sus seguidores. A lo sumo, como un cosaco de la estepa rusa, un verdugo chino o un fanático del fundamentalismo islámico. El autor de la crítica del modo esclavista de producción asiático; el apologeta del zoon politikón y de los fundametos de la cultura nacida en Atenas; el ferviente luchador contra el lumpen y contra la mediocridad de una vida mecanizada, generadora de injusticia y depauperación. Que su Kritik fuese manipulada y transmutada por una camarilla de oportunistas, totalitaria y despótica, es el resultado no sólo de una premeditada mala lectura sino, sobre todo, de ambiciones e intereses, por cierto, muy distintos a los del filósofo alemán. Sería como si se creyese que los “bolivarianos”, que han destruido a Venezuela, lo hicieron siguiendo los fundamentos republicanos del Libertador Simón Bolívar. En nombre de Cristo, la “santísima” Inquisición torturó y condujo a la hoguera a centenares. Uno de ellos fue Giordano Bruno. La Iglesia le acusaba de cuestionar la palabra “sagrada” de Aristóteles.

            Valdría la pena preguntarse qué puede tener en común Bolívar con una organización gansteril. Lo mismo sucede con Marx. Una reciente publicación en las redes de la agencia de prensa rusa Novosti, habla de las “predicciones”, los “aciertos” y “las fallas” de Marx. En primer lugar, la filosofía no predice. La predicción no forma parte de sus funciones. Del elenco de los “aciertos” que se le atribuyen a Marx, se habla de la crítica del capital monopólico, la especulación financiera y la globalización. Es posible que los teóricos rusos se confundieran, y en vez de pensar en Marx tuviesen en mente a Putin. De los “errores”, el más importante es -según estos “especialistas”- que el comunismo no triunfó en los países desarrollados sino en los de menor desarrollo. Pero si la sociedad  pensada por Marx hubiese efectivamente triunfado en, por lo menos, un país pobre, como mínimo, en ese país no existiría Estado en sentido mecanicista, porque la idea de Marx consistía en la superación del concepto de Estado hobbesiano, es decir, como máquina de y para el poder, por medio de la realización del Ethos, esto es, de la civilidad. Muy por el contrario, en los países donde impera lo que estos “especialistas” denominan “comunismo” imperó ayer un Estado totalitario y hoy neo-totalitario, en medio de la violación de todo derecho posible y de la peor depauperación, material y espiritual, de las grandes mayorías. Croce hablaba de “lo que está vivo” y de “lo que está muerto” en Hegel. Y no son pocos quienes han llegado a Hegel gracias a Marx. En nombre de Marx se han cometido las peores atrocidades, tal como ha sucedido con otras grandes figuras de la historia. Si en las primeras de cambio el propio Marx se negó a ser calificado de “marxista”, sería cuando menos racional establecer los necesarios criterios de demarcación para, finalmente, poder liberarlo de las buhonerías del marxismo.     

                               

 

José Rafael Herrera

@jrherreraucv

 

             

Compártelo:

Publica un comentario: