Revista de filosofía.

Conoce ideas de filósofos famosos, o no tanto, y extrae de ellas su valor.


siguenos en facebooksiguenos en Google+siguenos en Twitter

8 de abril de 2011



La humildad es una tristeza, y no nace de la razón.

Publicado por: Esteban Higueras Galán / @HGEsteban
PROPOSICIÓN LIII - La humildad no es una virtud, o sea, no nace de la razón.

Demostración: La humildad es una tristeza, que brota de que el hombre considera su propia impotencia. Ahora bien, en la medida en que el hombre se conoce a sí mismo según la verdadera razón, en esa medida se supone que conoce su esencia, es decir, su potencia. Por ello, si el hombre, al considerarse a sí mismo, percibe alguna impoten­cia, ello no se debe al hecho de que se conoce, sino al hecho de que su potencia de obrar está reprimida. Pues si suponemos que el hombre percibe su impotencia porque conoce que hay algo más potente que él, y con dicho conocimiento delimita su potencia de obrar, lo que estamos concibiendo entonces es que el hombre se conoce a sí mismo distintamente, o, lo que es lo mismo, que su potencia de obrar, precisamente, está siendo favorecida. Por ello, la humildad, o sea, la tristeza que brota de que el hombre considera su propia impotencia, no nace de una consideración verdadera, es decir, no nace de la razón, y no es una virtud, sino una pasión. Q.E.D.

                                           

Etiquetas:



Páginas vistas en Microfilosofia en los últimos 30 días.