Revista de filosofía.

Conoce ideas de filósofos famosos, o no tanto, y extrae de ellas su valor.


siguenos en facebooksiguenos en Google+siguenos en Twitter

12 de enero de 2010



Deseo, erotismo, fuerza

Publicado por: Esteban Higueras Galán / @HGEsteban
El deseo como algo innato, inmanente, ese deseo arrasa todo a su favor, muestra tu fuerza, tu animo, coge lo que quieres, convierte el momento en poesía, disfruta, haz disfrutar, guarda el instante...

¡Maldito azar! Jamas te maldije cuando te mostrabas, y ahora te maldigo porque no te muestras.¿O se trata de una nueva invención tuya, ser inconcebible, origen estéril de todo, único superviviente- de aquel tiempo en que la necesidad parió la libertad, y la libertad fue tan loca que volvió al seno materno? ¡Maldito azar! ¡Tu único cómplice, único ser al que siempre consideré digno de mi alianza y de mi hostilidad, siempre semejante a ti mismo en la desemejanza, siempre incomprensible, eternamente enigmático! Tú, al que amo con toda la pasión de mi alma y con cuya imagen me modelo a mí mismo,¿por qué no te muestras? Yo no te estoi mendigando, no te estoy suplicando humildemente que te muestres en alguna parte; una plegaria así seria una verdadera idolatría, y no te gusta. Yo te desafío a una pelea.¿Por qué no te muestras? ¿O es que se ha aplacado la inquietud del universo y se resolvió tu enigma, y tú también te has precipitado en el mar de la eternidad? ¡Terrible pensamiento! En tal caso el mundo se detendria por el aburrimiento. ¡Te espero, maldito azar! ¡No quiero vencerte con principios, ni con los tontos llamarían caracter, no yo quiero elevarte a poesía! No quiero ser poeta para otros. ¡Muéstrate y te poetizaré! Me alimento de la poesía, es mi única comida. ¿O no me consideras digno? Así como la bayadera danza en honor de un dios, yo me he consagrado a tu servicio; ligero, con poca ropa, ágil, desarmado, renuncio a todo. Nada poseo y nada deseo poseer. No amo nada y nada tengo que perder, pero no por esto me hice más digno de ti, de ti que desde hace mucho tiempo estás cansado de arrancar a los hombres lo que ellos aman, cansado de sus cobardes suspiros, de sus cobardes súplicas. Sorpréndeme, estoy preparado. Ninguna apuesta, pelearemos por honor. Muéstrame a ella, muéstrame una posibilidad que tenga todo la apariencia de una imposibilidad, muéstramela incluso entre las sombras del infierno e iré a buscarla. Deja que ella me odie, me desprecie, me muestre indiferencia, ame a otro. Yo no tengo miedo; pero mueve las aguas, rompe la calma. Dejarme morir de esta forma de inanición es algo miserable, no digno de tí,que imaginas ser más fuerte que yo.

Etiquetas:



0 comentarios:

Páginas vistas en Microfilosofia en los últimos 30 días.