17 de junio de 2016



Factor Gramsci I

Publicado por: Alejandro Diaz
"encarcelamiento"

Gramsci y la importancia de la hegemonía cultural

Las nuevas formas de dominación apuntan a la cultura que, gracias a los movimientos de mercado, tiende a unificarse. Es pues la cultura la tierra de Maratón en donde se combate o para mantener la dominación del mercado, o para ofrecer resistencia; todo entre diversas minorías que luchan desde otra perspectiva. 


En Italia el industrialismo se desarrolla prácticamente en conjunto con el socialismo, esto debido a que el país se unifica tardíamente. El 22 de enero de 1891 nace Antonio Gramsci en Cagliari, isla de Cerdeña en el sur de Italia; desde los 11 años comienza a trabajar luego de que su padre, funcionario del gobierno, fuera detenido por desfalco. Por aquella época Italia se dividió notoriamente entre la industria automotriz del norte y el campesinado empobrecido del sur, aunque de partida hubo cierto punto de acuerdo entre los empresarios industriales y los terratenientes; esto condiciona la política a priori ya que a pesar de surgir de sectores diferentes de la elite, con costumbres y tradiciones distintas, comparten un objetivo en común: evitar las huelgas obreras del norte y la de los campesinos del sur.

La primera visión política de Gramsci fue la del sardismo o regionalismo, el cual a grandes rasgos explica y justifica la política sólo desde la esfera local, aunque su visión choca de inmediato con las primeras lecturas que hace de Carlos Marx; Gramsci comienza a cambiar su punto de vista y se relaciona con gente del PS.
En 1911 llega a Turín, ciudad industrial en donde estudia Filología Moderna, aunque a causa de la precariedad de la calidad de su vida, abandona los estudios. En 1913 ingresa al partido socialista italiano.

Comienza a escribir para el Avanti! y para el Grido del Popolo, en donde se enfoca en la teoría social y en la crónica teatral. Una de sus primeras luchas ideológicas se manifiesta en contra del positivismo, ideología que ingresa en el PS desde principios del siglo XX la cual también choca directamente con las teorías de la revolución rusa de octubre de 1917; por ello toma cierta distancia de los comunistas ortodoxos que defienden una evolución progresiva y lineal del capitalismo hacia el socialismo en la historia. Desde aquí Gramsci comienza a ver en Rusia su ejemplo político, cuando Lenin protege a los soviets él lo ve como una necesidad, por lo que formula la idea de unión entre los obreros y el campesinado. Fue en este contexto donde en la empresa italiana Fiat, con sede en Turín, surge el primer consejo de fábrica formado por obreros en Italia, el cual es apoyado íntegramente por Antonio Gramsci, sobretodo en el llamado "Bienio rojo" en donde reafirma su posición que sin la unificación de los trabajadores del sur y del norte la pelea contra la burguesía estaba perdida.  Gramsci comienza a criticar el economicismo del norte y el regionalismo del sur, los cuales separan al pueblo de Italia de acuerdo a sus exigencias inmediatas, también porque son ideologías que no se preocupaban como un todo de unificar las fuerzas de las masas.  Los economicistas esperaban cambios en la economía, en sus luchas reivindicativas, rechazaban las manifestaciones que no se enfocaban solamente en la mejora de condiciones laborales, olvidando el rol principal de unir a los trabajadores y romper con el regionalismo. 

El 28 de octubre de 1922 los fascistas marchan sobre Roma apoyados por el empresariado, mientras que el vaticano no se opone a esto. Antes, el Partido Socialista italiano se debilitaba notoriamente y se dividía por las diversas corrientes internas de pensamiento; es resultado de esta división la potencialización del fascismo y el nacimiento del Partido Comunista italiano, el 21 de enero de 1921. En este contexto político es donde Gramsci desarrolla, inspirado por otros intelectuales como Benedetto Croce, la importancia de la lucha cultural de los obreros, argumentando que, al no luchar también desde la cultura, se genera una pasividad total, el partido se transforma en un simple espectador pasivo.

La teoría Gramsciana destaca que el surgimiento del fascismo se debe a que éste logró juntar a diversos sectores dominantes que se encontraban en pugna en la sociedad italiana desde el Risorgimento en 1870, y que, a diferencia de lo que decía el marxismo ortodoxo, las clases sociales son heterogéneas, realizando pequeñas alianzas de acuerdo a los puntos en común que comparten en fracciones importantes de sus intereses; la burguesía pura y el proletariado puro no existen más que en la teoría abstracta. Es por esto que Gramsci advierte que el triunfo del fascismo se debe más a la pasividad de las masas que a las virtudes del mismo fascismo. Teoriza que los trabajadores son fuertemente influenciados por la iglesia, por la prensa y por las tradiciones, las cuales no son más que elementos burgueses. En la burguesía funciona el consenso y la violencia como única política, dependiendo de si se trata de enemigos o aliados, y como la burguesía no es homogénea, se consensua entre sí practicando la violencia contra los demás. Es pues la cultura el punto en común en donde deben reencontrase las masas desde sus diferentes contextos hacia un sólo objetivo en beneficio de todos. Todas estas ideas se manifiestan en su último escrito en libertad: "la cuestión meridional".
El 8 de noviembre de 1926 Antonio Gramsci es detenido por fuerzas fascistas, siendo condenado a 20 años de prisión, aún así no se detiene su trabajo intelectual siendo en la cárcel donde escribe su más famosa obra, tema de otro post.    
   
     


   


Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Introduce tu correo electrónico:

 
Microfilosofia, revista de caracter público y gratuito, diseñada y administrada por Esteban Higueras Galán.