5 de junio de 2013



Aristóteles, con la verdad y contra los sofistas

Artículo enviado para su publicación por el Autor

ARISTÓTELES CONTRA LOS SOFISTAS

¿Quiénes eran los sofistas? Escribe Aristóteles en sus Refutaciones Sofísticas: ¨Los que cobran dinero por enseñar el arte de la disputa, no adoptando otra enseñanza que una semejanza al método de Gorgias. Hacían aprender, los unos discursos de retorica, los otros series de preguntas en que se encerraban, según ellos, los objetos sobre que recaían más generalmente los argumentos de los interlocutores. Y así, el aprendizaje que ellos procuraban, era muy rápido pero también muy grosero. .


¿Quiénes eran los sofistas? Escribe Aristóteles en sus Refutaciones Sofísticas: ¨Los que cobran dinero por enseñar el arte de la disputa, no adoptando otra enseñanza que una semejanza al método de Gorgias. Hacían aprender, los unos discursos de retorica, los otros series de preguntas en que se encerraban, según ellos, los objetos sobre que recaían más generalmente los argumentos de los interlocutores. Y así, el aprendizaje que ellos procuraban, era muy rápido pero también muy grosero. Enseñando, no el arte, sino los resultados del arte imaginaban mostrar algo…¨ (Refutaciones Sofísticas; sección tercera, cap.34, parragrafo8, Ed. Porrúa. Mex.1977)
Queda claro que Aristóteles tiene una opinión bastante peyorativa sobre los sofistas, Pero antes de seguir, repasemos brevemente quienes eran y qué tipo de pensamiento les correspondía. Entre todos ellos, los más importantes son:
Protágoras de Abderra: Autor de tratados como, ¨Sobre los dioses¨ y ¨Sobre la verdad¨. Sus obras no nos han llegado y sólo contamos con algunos pocos fragmentos, además de referencias indirectas de Platón y Aristóteles. Es conocido por afirmar que las verdades universales no existen como tales, no hay verdades objetivas para este pensador. Sólo verdades parciales dependientes de un sujeto. Es decir que no dependen de una exterioridad, de un afuera objetivo, sino que son aprehendidas por nuestro espíritu; por consiguiente al depender del sujeto son parciales y relativas.
Gorgias: Se conocen de este tres principios, ellos son: 1.El ser no existe. 2. Si existiera no se lo podría conocer. 3. Y si fuera posible conocerlo, sería imposible comunicar tal conocimiento. Planteo gnoseológico: ¿Cómo trasmitir el conocimiento? El saber no es posible transmitirlo. Estamos frente a un escepticismo radical. Tampoco habría lugar aquí para una verdad universal. Lo que establece Gorgias, en todo caso, no es la imposibilidad de conocer; sino que ésta es una actividad netamente personal de esfuerzo individual.
Crítias: Este sofista proclamaba que los dioses como también la religión son una invención cuyo único fin es atemorizar a los sujetos para que estos se sometan a las leyes del Estado.
En lo particular no dejo de encontrar atractivas las enseñanzas de los sofistas. Ahora algunas breves consideraciones. Primero, debemos tener en cuenta que las obras de estos pensadores antiguos nos son desconocidas en su totalidad. Segundo, lo poco que poseemos son escasos fragmentos y comentarios indirectos de terceros, que a su vez mucho ¨afecto¨ no les tenían; más bien todo lo contrario. Sin embargo, la cantidad de bibliografía circulante sobre los sofistas es inmensa. Pero preguntemos ahora, de paso vamos adentrándonos en Aristóteles, por qué se dio este combate feroz entre los maestros ambulantes y los padres de la filosofía clásica.








El PROBLEMA DE LA VERDAD

Para Aristóteles la verdad no depende de ningún factor subjetivo. La verdad es y es objetiva. No está supeditada a deseos, creencias o la especulación. Si no hubiese verdad objetiva no podría pensarse la posibilidad del ser como universal y con ello la posibilidad de la ciencia. La ciencia lo es en tanto ciencia de lo universal. Ahora bien, la ciencia encargada del estudio del ser en general es la filosofía primera. A las ¨filosofías segundas¨ le ocupara el campo de lo parcial, es decir de las diferentes parcelas de lo real. Por ejemplo, a la física le corresponderá el estudio del movimiento, a la matemática el objeto del ser en cuanto cantidad; y así en más las distintas ciencias. Con todo ello, las ciencias de lo particular quedaran ligadas a la metafísica, ya que ésta es más extensa porque no se ocupa de lo particular, sino que se ocupa del ser en su carácter primordial y fundamental, como totalidad. Para el estagirita el concepto de verdad equivale a un juicio que reflejará la objetividad de lo real. Tanto para Aristóteles como para Platón y Sócrates, el universal es más importante que el singular y en el caso del sujeto habrá de ser entendido a partir del universal. Como puede verse en está breve reseña, la diferencia en este solo aspecto(hay otros que omito), con respecto al pensamiento sofista es insalvable.
Pasemos a la Refutaciones Sofisticas. Último tratado del Organon Aristótelico. Preguntemos entonces, ¿qué son las refutaciones sofísticas? ¨…refutación que parece verdadera; pero que no lo son realmente, y sí tan sólo paralogismo¨. (Sección primera, cap 1, parragrafo 1. Op. cit.) Aristóteles opondrá a la refutación sofística el silogismo; que es un razonamiento válido, en el cual sentados ciertos presupuestos, se extrae de ellos una conclusión y a su vez es diferente de los mismos (presupuestos).






Aristóteles menciona cuatro tipos de razonamientos en la discusión:

1. Instructivo
2. Dialéctico
3. Ejercitativo
4. Contencioso

Sin embargo, en está obra sólo los menciona y ejemplifica para luego aclarar que lo que aquí se tratará es sobre los ¨argumentos de combate y disputa¨. Ellos son:
1. La Refutación: Argumento cuyo objeto es destruir los razonamientos contarios
2. El Error: Juicio falso
3. La Paradoja: Contradicción aparente
4. El Solecismo: Incorrección al hablar, particularmente de carácter sintáctica
5. Hacer charlar al que discute con ellos

Aristóteles establece dos maneras de refutar:
1. Recaer sobre la palabra(discurso)
2. Es extraña a la palabra(sobre el individuo)

Pero cuáles son las causas que producen la refutación en cuanto al discurso. El estagirita menciona seis:

1. La Homonimía: Identidad entre palabras de distinta significación y distinto origen
2. La Anfibología: Doble sentido de una palabra
3. La Combinación: Unión de elementos discursivos
4. La División
5. La Prosodia: Nos enseña la forma correcta de pronunciación y acentuación
6. La forma misma de la palabra: Morfología

Estos son los elementos discursivos que permiten la refutación pero como aclara Aristóteles, no toda refutación es falsa; ya que todo aquello que puede ser demostrado se puede refutar sentando la contradicción de lo verdadero. Por ello, nos aclara que para comprender el discurso ajeno es necesario permanecer en él; es decir captarlo en el sentido que el interlocutor lo ha dado.
En estas breves líneas no he tenido otro objeto más que hacer una breve reseña esquemática de las Refutaciones Sofísticas, como también la de indicar algunas diferencias elementales con el pensamiento sofista. Es un agón inconcluso. Una batalla discursiva que aun no ha terminado, en la actualidad hay defensores de ambos bandos; las cuestiones entorno al problema de la verdad, el sujeto, el conocimiento y la ciencia son campos de batalla que aun están abiertos y en los cuales aun se pelea con la palabra. Gracias.
Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Introduce tu correo electrónico:


Etiquetas

Abentofail (2) Abner Pantoja (5) Agustín de Hipona (3) Amistad (8) Apariencia (2) Aprender (4) Aristóteles (19) Arte (10) Artículo (90) Artículos enviados (40) Averroes (5) Baudrillard Jean (2) Biografía (5) Borges (3) Capitalismo (6) Ciencia (15) Cine (2) Comunismo (2) Conceptos (7) Conciencia (3) Conocimiento (12) Cosmología (2) Crítica (4) Cultura (3) David Hume (2) Democracia (7) Derrida (2) Descartes (7) Dialéctica (7) Diferencia y repetición (2) Dios (5) Documental (3) Don Quijote (2) Ecología (3) Edad media (2) Educación (4) Enrique Martínez (15) Ensayo (136) Entrevista (2) Epicuro (3) Epistemología (7) Escritos (426) espíritu (5) Estética (10) Ética (23) Evolución (3) Existencia (4) Experiencia (3) Felicidad (2) filosofia (138) Filosofía Clásica (6) Filosofía Cristiana (2) Filosofía en blog (12) Filosofía griega (17) Filosofía hedonista (6) Filosofía medieval (7) Filosofía moderna (3) filosofía política (40) Filosofia y deporte (6) Foucault (29) Germán Gallego (23) Gilles Deleuze (50) Gramsci (5) Hacer filosofía (8) Hegel (40) Heidegger (10) Heine Heinrich (3) Henri Bergson (2) Hermann Hesse (7) Historia (8) Hobbes (3) Humanismo (3) Humor (3) Idea (14) Identidad (2) ideología (4) Imágenes (4) Incertidumbre (3) Individualidad (2) Inteligencia (2) kant (4) la filosofia (11) Lecturas (270) Lenguaje (8) Libertad (12) Libro ética geométrica online (113) Libros (14) libros gratis (6) Libros libres (7) Mal (3) Maquiavelo (9) Marco Aurelio (2) María Zambrano (2) Marques de Sade (2) Marx (28) Matemáticas (2) Mente (2) Metafísica (7) Michel Onfray (11) Microensayo (25) Miguel de cervantes (3) Miguel de Unamuno (6) Mitología (3) Moral (3) Música (9) Nada (4) Nietzsche (21) Ortega y Gasset (12) Oscar Oural (2) Percepción (8) Platón (10) Poesía (6) Política (24) Popper (6) positivismo (9) Posmodernidad (3) Práctica Filosófica (4) Psicoanálisis (3) Psicología (4) Racionalidad (2) Razón (5) Realidad (12) Relato filosofía (33) religión (4) Renacimiento (3) Reseña (6) Russell (4) Saber (3) Santo Tomás (3) Sexualidad (8) Shakespeare (2) Slavoj Zizek (3) Socialismo (5) sociedad (21) Soren Kierkegard (7) Spinoza (173) Subhistoria (4) Tales de Mileto (2) Teoría (4) Thoreau Henry David (5) Universidad (3) Venezuela (14) Verdad (5) Vico (4) Vídeo (63) Wittgenstein (8) Zapata (2)