29 de enero de 2013



¿Qué es La Verdad?

Publicado por: Germán Gallego Laborda
¿Qué es La Verdad?
Este ejercicio de reflexión propone un modelo gráfico que muestra el papel que juegan los principales conceptos que intervienen en la respuesta, así como sus inter-relaciones, conformando un sistema cerrado de procesos elementales que pueden ser analizados independientemente. El modelo permite, asimismo, aventurar una respuesta resumida y concreta a la espinosa pregunta.

Empezaremos estableciendo las premisas en las que se basa todo lo que sigue:
  • El planteamiento presupone la existencia de la Verdad. El mero hecho de preguntar por la esencia, por qué “es", lo confirma (ya defendimos en otro escrito que no puede existir Esencia sin Existencia).
  • El alcance del modelo es siempre global, refiriéndose al sumatorio de todos los elementos que pertenecen a los tres conjuntos que lo componen (esta premisa se detalla en la descripción específica de cada uno de ellos). Como resultado de este planteamiento, consideramos sujeto activo y pasivo del modelo al género humano en su totalidad.
  • Conceptualmente, el modelo considera la Verdad como resultado del cuestionamiento permanente de la realidad percibida, cuestionamiento que, en opinión del autor, representa la base de la Filosofía, representado por el planteamiento y búsqueda de respuesta a las omnipresentes preguntas referidas a la Esencia (verbo "ser") y a la Existencia (verbo "estar"): ¿Qué (es)?, ¿Cómo (es)?, ¿Porqué (es o está)? y ¿Dónde (está)? En resumen, de lo que se trata es de resolver el sabio dicho popular de que "las apariencias engañan".







No se requiere una sagacidad especial para bautizar el modelo: lo hemos llamado "Las tres realidades", representada cada una ellas por un círculo, de diámetro constante, que contiene todos los miembros del conjunto. En el modelo, la posición relativa de cada uno de ellos establece, en su intersección, la magnitud de la Verdad. Describamos ahora cada una de las tres "realidades":

REALIDAD: Es la Realidad existente, tal como es y está. Existencia y Esencia que, en gran medida, nos está y, probablemente, nos estará siempre, vedada. Al margen de su contenido "por naturaleza", tiene una única y minúscula entrada: La fabricación de artefactos humanos. Cuenta también con dos salidas: la percepción y la inducción.

Realidad percibida: Representa la realidad tal y como "nos parece" que es. Tal y como la percibimos con nuestros sentidos. Por ello, la debemos definir como interior y pasiva. Somos meros espectadores, observadores pasivos de algo que nos proporciona nuestra mente como interpretación subjetiva de los estímulos externos. Nos da respuestas, frecuentemente no buscadas, a las preguntas ¿Qué (es)? y ¿Dónde (está)? En resumen, percibimos los "efectos" de la Realidad existente sobre nuestros sentidos. Tiene dos entradas, la percepción y la verificación, y una salida, la deducción.

Realidad construida: Representa la realidad tal y como "creemos" que es. Incluye todas las construcciones humanas orientadas a responder a las preguntas ¿Cómo (es)?, ¿Porqué (es así)? y ¿Porqué (está ahí)? Por lo tanto, se trata de una realidad activa, de una construcción, en la que somos los actores principales. Forma parte de esta realidad todo el cuerpo de conocimientos científicos (verificados o no) y tecnológicos así como la totalidad de corrientes de pensamiento filosófico y las religiones. En resumen, investigamos y concluimos, a veces erróneamente, las "causas" de lo percibido. Cuenta con dos entradas, deducción e inducción y dos salidas: verificación y fabricación.

Pasemos ahora a analizar los procesos e interacciones del modelo, representados por las flechas:

Percepción: Es el proceso por el que la REALIDAD existente alimenta la Realidad percibida. Tal y como se ha comentado anteriormente, se trata de un proceso pasivo en el que interviene la mente como intérprete de los estímulos energéticos externos. Por la subjetividad inherente, en la mayoría de ocasiones, presenta una realidad ficticia, una aproximación eficaz y eficiente para el sujeto perceptor, orientada, fundamentalmente, a asegurar su supervivencia. Es un proceso unidireccional, sin ningún tipo de realimentación.

Deducción: Mediante este proceso, la Realidad percibida nutre a la Realidad construida de los datos que le permitirán, a partir de la experiencia, deducir, indistintamente, teorías científicas, filosóficas o religiosas que den respuesta a las grandes cuestiones pendientes. En este método "deductivo", la Realidad percibida empuja ("push") al conocimiento, mientras que en el método "inductivo", que analizaremos más adelante, es el conocimiento el que tira ("pull") de la REALIDAD existente.






Verificación: Fluye desde la Realidad construida hacia la Realidad percibida y su objetivo es validar con la experiencia las teorías e hipótesis, generadas por cualquier método, con el loable propósito de convertirlas en Leyes o de demostrar su falsabilidad para descartarlas sin más.

Inducción: Se trata del proceso abstracto y creativo por excelencia. La REALIDAD está ahí (en el exterior o en el interior del ser humano) y es como es, pero, si no la hemos percibido o construido, ignoramos todo sobre ella. A pesar de ello, sin evidencia alguna, se especula sobre su esencia y existencia construyendo chabolas y edificios en todas las ramas del conocimiento que satisfagan el ansia congénita de saber del ser humano. Muchos de ellos, mediante la verificación experimental, se convertirán en Leyes básicas, pero otros quedarán relegados a la categoría de mitos o creencias, lo que no impedirá que todos ellos se incorporen al acervo global del conocimiento. El que sean o no verdaderos, ya se verá. De hecho, en este momento del análisis, importa poco.

Fabricación: La ciencia teórica y su derivada práctica, la tecnología, propician la fabricación de toda clase de artefactos físicos que se incorporan a la REALIDAD existente. Evidentemente, todos ellos serán reales y percibidos como tales por los miembros del conjunto que los conozcan y los utilicen. Y a pesar de la subjetividad de la percepción, un automóvil es un automóvil, circula, nos puede atropellar y si el fabricante lo pinta de color verde, el comprador lo verá de color verde (daltonismo aparte). En resumen, la fabricación representa una infinitésima parte de la Verdad, concepto que, por cierto, todavía no hemos definido.

Nos queda la parte final del análisis, las intersecciones entre los distintos conjuntos. A pesar de que el modelo gráfico es autoexplicativo las vamos a glosar brevemente:

REALIDAD: Representa la parte de Esencia y Existencia ignorada, que se encuentra virgen y disponible para ser accedida por nuestro conocimiento. No ha sido percibida ni se ha incorporado a construcción intelectual alguna.

Realidad percibida: Por no interseccionar con la REALIDAD existente ni con la Realidad construida, corresponde a fantasías, ilusiones, sueños o utopías creadas por el propio individuo sin base alguna que las sustente.

Realidad construida: Su alejamiento de la REALIDAD existente y de la Realidad percibida la convierte en una colección de teorías, hipótesis y especulaciones pendientes de verificación. Representa el embrión del conocimiento, el primer estado, absolutamente necesario para el progreso.

Realidad percibida + construida: Representa la parte del conocimiento humano, es decir, de la cultura, mitos y creencias, incluidas religiones, que no se corresponden con la REALIDAD existente.

Realidad construida + REALIDAD: Por no ser accesible a la Realidad percibida, se trata de una Realidad confinada a las élites, para eruditos o iniciados, para los creadores. La podríamos calificar de ejercicio de musculatura intelectual que, si se mantiene deliberadamente en este estado, solo puede responder a intereses perversos absolutamente impresentables. Todo conocimiento del que se tiene constancia de (o se supone) que se corresponde con la REALIDAD debería ser inmediatamente puesto a disposición de la Realidad percibida para su verificación o su incorporación al acervo colectivo.

Realidad percibida + REALIDAD: Toda percepción acertada de la REALIDAD que no esté soportada por una Realidad construida, que no tenga respaldo intelectual, sólo puede ser producto de una excepcional intuición. Excepcional, pero posible. Improbable, pero posible. Por esto tiene su espacio en el modelo.

Conclusiones:
Entonces, ¿Qué es la Verdad?: Según nuestro modelo, la Verdad sería el conjunto intersección de los conjuntos REALIDAD existente, Realidad percibida y Realidad construida, representado gráficamente por el área común. Por lo tanto, la Verdad absoluta, la máxima Verdad posible, toda la Verdad, estaría representada por la coincidencia o superposición de los tres círculos. Ni que decir tiene que, en nuestra modesta opinión, esta condición es absolutamente inaccesible. Representaría reducir a cero la omnipresente incertidumbre. Por lo tanto, conceptualmente, defendemos que la Verdad sólo tiene validez en dominios restringidos.

En otras palabras, el esquivo concepto de Verdad aparece cuando se da la coincidencia de las tres Realidades. Es decir, cuando la Realidad percibida está respaldada por la Realidad construida y se corresponde con la REALIDAD existente. Hacemos notar que el sujeto del modelo, el conjunto principal, es la Realidad percibida. Es ésta la que debe ser validada por las otras dos: la construida, dependiente absolutamente de los esfuerzos e inquietudes del género humano, y la REALIDAD existente, inmutable por naturaleza, excepción hecha de las migajas aportadas por la fabricación de cachivaches tecnológicos.

Probablemente, no hemos descubierto la rueda, pero creemos que el hecho de modelizar gráficamente un sistema formado por estas tres realidades ha servido para refrescar ideas y establecer relaciones simples entre conceptos complejos en un esfuerzo combinado de análisis estructurado y de síntesis reveladora. Egoísticamente hablando, debo decir que a mí me ha servido. Si también ha resultado útil para algún lector, el esfuerzo habrá valido la pena.

Por último, apuntar que, con toda seguridad, con el modelo gráfico hubiera sido suficiente. Pero lo escrito, escrito está. Terminemos con la respuesta concreta a la cuestión planteada: ¿Qué es La Verdad?

"La Verdad es la coincidencia de la percepción con el conocimiento y la realidad existente".



Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Introduce tu correo electrónico:

 
Microfilosofia, revista de caracter público y gratuito, diseñada y administrada por Esteban Higueras Galán.