18 de abril de 2012



Las Matrioskas, pensamiento sobre la existencia de Dios

Publicado por: Administrador Social
Artículo Enviado por Alfonso Rodriguez: Las Matrioskas, pensamiento sobre la existencia de Dios.


Al definir mi pensamiento sobre Dios, deambulo por diferentes y contrastadas posiciones o corrientes filosóficas, transicionando de una a otra, al agotarse en ellas mismas la justificación de mi aceptación inicial. Mi visión de Dios es como en las matrioskas rusas, que siempre ocultan una muñeca interior; siempre hay algo más profundo, siempre hay algo más...

Inicio como todos hemos iniciado cuando reflexionamos sobre el concepto de Dios: dudando. ¿Existirá ese Dios que mis padres, la escuela, la televisión y, en general, toda la sociedad me dice que hay? Me han instruido acerca de su bondad, de su sabiduría; me han dicho de todo lo que es capaz (de absolutamente todo, él todo lo puede); todo lo que ha hecho (todo, todo ha sido realizado por él) ¡y a lo que me expongo si no lo acepto! He participado en ceremonias, he acudido a rituales y, hasta ahora, no lo he encontrado. Mi pensamiento lógico, cada vez más, choca con esa idea. ¿Existe o no existe? una parte de mi me dice que sí debe existir, otra me asegura que no hay posibilidad. No tengo oportunidad de probar ni lo uno, ni lo otro, es más... nadie la tiene. Mi razón, aparentemente, no es suficiente para encontrar una respuesta, nunca descubriré por medio de mi intelecto la presencia de un ser divino, pero tampoco puedo negar su posibilidad; soy un agnóstico... !

La primera muñeca de mi matrioska es el Agnosticismo.

Ya instalado en el agnosticismo, sintiéndome por un momento a salvo de la angustia por lo divino, me enfrento a que el no saber si existe Dios, no resuelve mis dudas sobre la existencia de todo, peor aún, ya no puedo recurrir a la magia de una deidad para encargarle el trabajito de fundamentar la creación, me quedé solo ante toda la problemática de la existencia. Soy yo, y solo mi capacidad para razonar, la única manera de intentar resolverla.
Resignado, busco en la Ciencia respuestas contundentes,  irrefutables; busco la verdad, la solución a las interrogantes de mi existencia: ¿Por qué estoy aquí? ¿Por qué he de morir? ¿Cuál es el sentido de mi vida? ¿Tiene alguno? ¿Cuándo empezó todo? ¿Terminará algún día? Resulta que la Ciencia tampoco me ayuda; si bien es cierto que me explica cómo es el mundo, como se comporta y, presumíblemente, lo que puedo esperar de él, respuestas a las interrogantes existenciales, filosóficas, no son su ámbito y poco me puede decir al respecto. El pensamiento filosófico es lo indicado para seguir excavando en busca de las respuestas. Y mi primera interrogante es ¿Por qué estoy aquí y por qué me iré algún día? Todo, como yo, es efímero, inicia y termina... es y deja de ser. Metafisicamente hablando, lo que es potencia se realiza en acto ¿Pero cómo es posible esto? ¿Algo que está en potencia, puede ello mismo provocar la realización en acto? ¿O será necesario que algo lo provoque, que sea la causa de esa realización? Porque no es posible que algo esté en potencia y en acto, ser y no ser, al mismo tiempo. Nada puede ser motor y móvil de sí mismo, algo tiene que provocar su movimiento, tiene que ser la causa. Pero ese causante, al igual, requiere ser movido por otro y, este otro, por un tercero, y así, hasta el infinito, cosa que es absurda; debe existir un primer motor, un motor "inmóvil", creador de todas las causas y causa de sí mismo, algo que no requiera moverse y que pueda originar el movimiento de todo, algo que no sea potencia, que sea acto puro. No puede haber materia que esté en acto, que esté siendo, y que sea a la vez inmóvil, su realización implica el movimiento, por lo que el ser que busco debe ser pura substancia, un ser inmaterial, y lo único que puede estar en acto siendo inmaterial, es el pensamiento. Un pensamiento que piense en sí mismo, y que dé razón de la existencia de todo lo que piense, porque nada la auto genera. El único ser, pensamiento puro, pensamiento de sí mismo y existencia de lo que piensa, es Dios.
Ahora, ¿Cómo podría yo ser "imagen y semejanza" de un pensamiento que abarca todo lo existente? ¿Cómo es que ese pensamiento, que todo lo creo, que todo lo sabe, que es perfecto, se ve en la necesidad de intervenir y modificar su propio diseño? ¿Cómo es que piensa algo y después lo corrige? ¿Por qué habría que variar un diseño que nació perfecto... el diseño de un ser eterno? No hace lógica. Este pensamiento, este Dios, no tiene ninguna necesidad de intervenir, de "re-pensar" su creación. Ni oye mis plegarias, ni me castiga, ni me hace "milagritos". El mundo es tal y como es y no puede ser de otra forma, solo es. Aquí es cuando sale la segunda muñeca de mi matrioska, la del Deísmo. Si ha de existir un Dios, es el del gran diseño inteligente y "defensor" de la no intervención.
Muy bien, ya me siento un poco más tranquilo... ¡Hay un dios! ¿Hay un dios? ¿Hay un dios y un infinito de seres? ¿Existe Dios y existo yo? Vamos por partes: estamos hablando de un ser perfecto, de un ser que no puede carecer de nada; el carecer de algo lo haría imperfecto, no sería lo que lo otro sí. Por lo tanto, no puede existir nada que no sea él, solo puede ser él, completo, único. No hay nada que sea ajeno a él, algo que sea diferente, todo es Dios y Dios es todo. Además, al existir algo fuera de él, requeriría este algo también de un creador, otro dios, y así, tantos dioses, como seres hay en el Universo, cosa ridícula. Aparece la muñeca del Panteísmo.

Voy mejorando, ahora resulta que hasta divino soy, formo parte de un todo que se llama Dios. Un eterno pensamiento que no necesita de nada para ser, que es todo, que se crea a sí mismo y que no hay nada que no sea él mismo ¡¡¿Qué?!! ¿Un pensamiento sin objeto? ¿Un pensamiento que no tiene en que pensar? Al no haber nada ajeno a Dios, nada fuera de él, no tendría un objeto de pensamiento; pero el problema se resuelve ya que él es su propio objeto, es sujeto-objeto, ¡un sujeto-pensamiento que piensa en un objeto-pensamiento! El pensamiento del pensamiento, ¡nada más!  Pero... ¿qué no el pensamiento siempre es pensamiento de algo?  Al no haber nada en que pensar más que en sí mismo, lo único que puede existir es ese pensamiento, ese pensamiento sin contenido, por que él es, al mismo tiempo, el objeto del pensar.

Y existir un pensamiento sin contenido y nada más que ese pensamiento ¿no es igual a nada?  La idea de la sustancia inmaterial del pensamiento, abarcando el todo, es equiparable al vacío total, a la no existencia: es una idea que se aniquila a sí misma, se auto-destruye. Entra a escena la muñeca del Ateísmo: Dios no existe.

Esta muñeca me regresa al inicio de mis dudas. ¿Cómo es posible que el razonamiento acerca de Dios me lleve a pensar en la nada? ¿Cómo es que pensar en mi y en el mundo me hacen reflexionar en Dios? Contemplar la nada, pensar en ella, es contradictorio, tan solo al meditar en ella, compruebo que no existe: cuando menos, estoy yo que piensa en ella. Y yo soy algo, algo que impide que la nada sea. Me descubro como existente, sé que estoy aquí, en un mundo que me es problemático, que tengo que conocer, que lo tengo que hacer mío, aprehender su ser, el ser de todas las cosas. Un mundo que no sé si es real, si es como lo percibo. Sé que no cabe la duda de mi duda, sé que el pensar confirma mi ser, voy más allá del existir:  "pienso, luego existo", pero para existir primero tengo que ser, tengo que estar en este mundo y, haga lo que haga, este mundo es inseparable de mi, basta que piense para que exista conmigo, y es tan real como se me muestra, ese es mi mundo. No importa que el ser se diga de muchas maneras, solo una es para mi: mi realidad. Pienso, luego existimos, mi mundo y yo. El mundo es tal y como es, no puede ser de otra forma. Si existe Dios o no, da lo mismo, todo sigue igual. Mi última muñeca: El Existencialismo.


Las Matrioskas pensamiento sobre la existencia de Dios.
Alfonso Rodríguez Ureña Contacto: Ponchourena.rodriguez@aol.com
Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Introduce tu correo electrónico:


Etiquetas

Abentofail (2) Abner Pantoja (5) Agustín de Hipona (3) Amistad (8) Apariencia (2) Aprender (4) Aristóteles (19) Arte (10) Artículo (90) Artículos enviados (40) Averroes (5) Baudrillard Jean (2) Biografía (5) Borges (3) Capitalismo (6) Ciencia (15) Cine (2) Comunismo (2) Conceptos (7) Conciencia (3) Conocimiento (12) Cosmología (2) Crítica (4) Cultura (3) David Hume (2) Democracia (7) Derrida (2) Descartes (7) Dialéctica (7) Diferencia y repetición (2) Dios (5) Documental (3) Don Quijote (2) Ecología (3) Edad media (2) Educación (4) Enrique Martínez (15) Ensayo (136) Entrevista (2) Epicuro (3) Epistemología (7) Escritos (426) espíritu (5) Estética (10) Ética (23) Evolución (3) Existencia (4) Experiencia (3) Felicidad (2) filosofia (138) Filosofía Clásica (6) Filosofía Cristiana (2) Filosofía en blog (12) Filosofía griega (17) Filosofía hedonista (6) Filosofía medieval (7) Filosofía moderna (3) filosofía política (40) Filosofia y deporte (6) Foucault (29) Germán Gallego (23) Gilles Deleuze (50) Gramsci (5) Hacer filosofía (8) Hegel (40) Heidegger (10) Heine Heinrich (3) Henri Bergson (2) Hermann Hesse (7) Historia (8) Hobbes (3) Humanismo (3) Humor (3) Idea (14) Identidad (2) ideología (4) Imágenes (4) Incertidumbre (3) Individualidad (2) Inteligencia (2) kant (4) la filosofia (11) Lecturas (270) Lenguaje (8) Libertad (12) Libro ética geométrica online (113) Libros (14) libros gratis (6) Libros libres (7) Mal (3) Maquiavelo (9) Marco Aurelio (2) María Zambrano (2) Marques de Sade (2) Marx (28) Matemáticas (2) Mente (2) Metafísica (7) Michel Onfray (11) Microensayo (25) Miguel de cervantes (3) Miguel de Unamuno (6) Mitología (3) Moral (3) Música (9) Nada (4) Nietzsche (21) Ortega y Gasset (12) Oscar Oural (2) Percepción (8) Platón (10) Poesía (6) Política (24) Popper (6) positivismo (9) Posmodernidad (3) Práctica Filosófica (4) Psicoanálisis (3) Psicología (4) Racionalidad (2) Razón (5) Realidad (12) Relato filosofía (33) religión (4) Renacimiento (3) Reseña (6) Russell (4) Saber (3) Santo Tomás (3) Sexualidad (8) Shakespeare (2) Slavoj Zizek (3) Socialismo (5) sociedad (21) Soren Kierkegard (7) Spinoza (173) Subhistoria (4) Tales de Mileto (2) Teoría (4) Thoreau Henry David (5) Universidad (3) Venezuela (14) Verdad (5) Vico (4) Vídeo (63) Wittgenstein (8) Zapata (2)