1 de febrero de 2012



Para Spinoza los hombres libres obran siempre de buena fe

Publicado por: Esteban Higueras Galán / @HGEsteban
Lectura de Baruch Spinoza en Ethica. Proposición LXXII de la cuarta parte.


Un hombre libre nunca obra dolosamente, sino siempre de buena fe.


Demostración: Si un hombre libre, en cuanto que es libre, hiciese algo dolosamente, lo haría según el dictamen de la razón (pues sólo en esa medida lo llamamos libre), y así, obrar dolosamente sería una virtud, y, por consiguiente (por la misma Proposición), obrar dolosamente sería lo mejor que un hombre avisado podría hacer para conservar su ser; esto es (como es por sí notorio), lo mejor para hombres avisados sería concordar sólo en las palabras, siendo en realidad contrarios entre sí, lo cual es absurdo. Luego un hombre libre, etc. Q.E.D.

Escolio: Si ahora se pregunta, en el supuesto de que un hombre, mediante la perfidia, pudiera librarse de un inminente peligro de muerte, ¿acaso la regla de la conservación de su ser no le aconsejaría, sin duda alguna, que fuese pérfido? Se responderá de la misma manera: que, si la razón aconsejase eso, lo aconsejaría a todos los hombres; y, de esta suerte, la razón aconsejaría absolutamente a los hombres no contraer más que pactos dolosos en orden a unir sus fuerzas y contar con leyes comunes; es decir, aconsejaría, en realidad, que no tuviesen leyes comunes, lo cual es absurdo.


Lectura de Baruch Spinoza en Ethica. Proposición LXXII de la cuarta parte


Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Introduce tu correo electrónico: