19 de enero de 2012



Sólo los hombres libres son entre sí muy agradecidos.

Artículo enviado para su publicación por el Autor
Lectura de Baruch Spinoza: Proposición LXXI de la parte 4ª de la ética.
Sólo los hombres libres son entre sí muy agradecidos.

Demostración: Sólo los hombres libres se son muy útiles unos a otros, y sólo ellos están unidos entre sí por la más estrecha amistad y se esfuerzan con el mismo grado de amor en prestarse mutuos beneficios; y, por tanto, sólo los hombres libres son entre sí muy agradecidos. Q.E.D.

Escolio: La gratitud que se tienen entre sí los hombres que son guiados por un deseo ciego es, generalmente, compraven­ta de lisonjas, más bien que gratitud. En cuanto a la ingratitud, no se trata de un afecto. Sin embargo, es deshonrosa, pues generalmente revela que un hombre está afectado de odio, ira, soberbia o avaricia excesivos. Ahora bien, el que, por simple necedad, no sabe devolver los favores recibidos, no es un ingrato, y mucho menos lo es quien no retribuye los favores de una meretriz sirviéndole como instrumento de su pasión libidinosa, ni el que no recompensa los favores de un ladrón encubriendo sus robos, ni los que no hacen caso, en general, de los favores de gentes semejantes a éstas. Muy al contrario, quien no se deja corromper por ningún favor enderezado a su perdición o a la perdición común, muestra tener un ánimo constante.

Lectura de Baruch Spinoza: Proposición LXXI de la parte 4ª de la ética. Sólo los hombres libres son entre sí muy agradecidos. Imagen de Dag Haile titulada The Gratitude


Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Introduce tu correo electrónico: