3 de diciembre de 2010



¿Cómo funciona el mecanismo de poder? Foucault

Publicado por: Esteban Higueras Galán / @HGEsteban
Texto rescatado de La Voluntad de Saber (Historia de la Sexualidad)

La palabra "poder" amenaza introducir varios malentendidos. Malentendidos acerca de su identidad, su forma, su unidad. Por poder no quiero decir "el Poder", como conjunto de instituciones y aparatos que garantizan la sujeción de los ciudadanos en un Estado determinado. Tampoco indico un modo de sujeción que, por oposición a la violencia, tendría la forma de la regla. Finalmente, no entiendo por poder un sistema general de dominación ejercida por un elemento o un grupo sobre otro, y cuyos efectos, merced a sucesivas derivaciones, atravesarían el cuerpo social entero. El análisis en términos de poder no debe postular, como datos iniciales, la soberanía del Estado, la forma de la ley o la unidad global de una dominación; éstas son más bien formas terminales. Me parece que por poder hay que comprender, primero, la multiplicidad de las relaciones de fuerza inmanentes y propias del dominio en que se ejercen, y que son constitutivas de su organización; el juego que por medio de luchas y enfrentamientos incesantes las trasforma, las refuerza, las invierte; los apoyos que dichas relaciones de fuerza encuentran las unas en las otras, de modo que formen cadena o sistema, o, al contrario, los corrimientos a las contradicciones que aíslan a unas de otras; las estrategias, por último, que las tornan efectivas, y cuyo dibujo general o cristalización institucional toma forma en los aparatos estatales, en la formulación de la ley, en las hegemonías sociales.




La condición de posibilidad del poder, en todo caso el punto de vista que permite volver inteligible su ejercicio (hasta en sus efectos más "esféricos" y que también permite utilizar sus mecanismos como cifra de inteligibilidad del campo social), no debe ser buscado en la existencia mera de un punto central, en un foco único de soberanía del cual irradiarían formas derivadas y descendientes; son los pedestales móviles de las relaciones de fuerzas los que sin cesar inducen, por su desigualdad, estados de Poder -pero siempre locales e inestables. Omnipresencia del poder: no porque tenga el privilegio de reagruparlo todo bajo su invencible unidad, sino se esta produciendo a cada instante, en porque todos los puntos, o más bien en toda relación de un punto con otro. El poder esta en todas partes; no es que lo englobe todo, sino que viene de todas partes. Y "el" poder, en lo que tiene de permanente, de repetitivo, de inerte, de autorreproductor, no es más que el efecto de conjunto que se dibuja a partir de todas esas movilidades, el encadenamiento que se apoya en cada una de ellas y trata de fijarlas. Hay que ser nominalista, sin duda: el poder no es una institución, y no es una estructura, no es cierta potencia de la que algunos estarían dotados: es el nombre que se presta a una situación estratégica compleja en una sociedad dada.



¿Cabe, entonces, invertir la fórmula y decir que la política es la continuación de la guerra por otros medios? Quizá , si aún se quiere mantener una distancia entre guerra y política, se debería adelantar más bien que esa multiplicidad de las relaciones de fuerza puede ser cifrada -en parte y nunca totalmente- ya sea en forma de "guerra", ya en forma de "política"; constituirían dos estrategias diferentes (pero prontas a caer la una en la otra) para integrar las relaciones de fuerza desequilibradas, heterogéneas, inestables, tensas. Siguiendo esa línea, se podrían adelantar cierto número de proposiciones: que el poder no es algo que se adquiera, arranque o comparta, algo que se conserve o se deje escapar; el poder se ejerce a partir de innumerables puntos, y en el juego de relaciones móviles y no igualitarias; que las relaciones de poder no estan en posición de exterioridad respecto de otros tipos de relaciones (procesos económicos, -relaciones de conocimiento, relaciones sexuales), sino que son inmanentes; constituyen los efectos inmediatos de las particiones, desigualdades y desequilibrados que se producen, y, recíprocamente, son las condiciones internas de tales diferenciaciones; las -relaciones de poder no se hallan en posición de superestructura, con un simple papel de prohibición o reconducción; desempeñan, allí en donde actúan, un papel directamente productor.



El que el poder viene de abajo; es decir, que no hay, en el principio de las relaciones de poder, y como matriz general, una oposición binaria y global entre dominadores y dominados, reflejándose esa dualidad de arriba abajo y en grupos cada vez más restringidos, hasta las profundidades del cuerpo social. Más bien hay que suponer que las relaciones de fuerza múltiples que se forman y actúan en los aparatos de producción, las familias, los grupos restringidos y las instituciones, sirven de soporte a amplios efectos de escisión que recorren el conjunto del cuerpo social. Estos forman entonces una línea de fuerza general que atraviesa los enfrentamientos locales y los vincula; de rechazo, por supuesto, estos últimos proceden sobre aquéllos a redistribuciones, alineamientos, homogeneizaciones, arreglos de serie, establecimientos de convergencia. "los grandes dominaciones son los efectos hegemónicos sostenidos continuamente por la intensidad de todos esos enfrentamientos; el que las relaciones de poder son a la vez intencionales y no subjetivas. Si, de hecho, son inteligibles, no se debe a que sean el efecto, en términos de causalidad, de una instancia distinta que las explicaría", sino a que estan atravesadas de parte a parte por un cálculo: no hay poder que se ejerza sin una serie de miras y objetivos. Pero ello no significa que resulte de la opción o decisión de un sujeto individual; no busquemos el estado mayor que gobierna su racionalidad; ni la casta que gobierna, ni los grupos que controlan los aparatos del Estado, ni los que toman las decisiones económicas más importantes administran el conjunto de la red de poder que funciona en una sociedad (y que la hace funcionar) ; la racionalidad del poder es la de las tácticas a menudo muy explícitas en el nivel en que se inscriben -cinismo local del poder-, que encadenándose unas con otras solicitándose mutuamente y propasándose, encontrando en otras partes sus apoyos y su condición, dibujan finalmente dispositivos de conjunto: ahí, la lógica es aún perfectamente clara, las miras descifrables, y, sin embargo, sucede que no hay nadie para concebirlas y muy pocos para formularlas: carácter implícito de las grandes estrategias anónimas,casi mudas, que coordinan tácticas locuaces cuyos "inventores" o responsables frecuentemente carecen de hipocresía; que donde hay poder hay resistencia, y no obstante (o mejor: por lo mismo), ésta nunca está en posición de exterioridad respecto del poder.

Hay que decir que se esta necesariamente "en" el poder, que no es posible "escapar" de lo que no hay, en relación con el exterior absoluto, puesto que se estaría infaltablemente sometido a la ley. "O que, siendo la historia la astucia de la razón, el poder sería la astucia de la historia del que siempre gana". Eso sería desconocer el carácter estrictamente relacionar de las relaciones de poder. No pueden existir más que en función de una multiplicidad de puntos de resistencia
Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Introduce tu correo electrónico:


Etiquetas

Abentofail (2) Abner Pantoja (5) Agustín de Hipona (3) Amistad (8) Apariencia (2) Aprender (4) Aristóteles (19) Arte (10) Artículo (90) Artículos enviados (40) Averroes (5) Baudrillard Jean (2) Biografía (5) Borges (3) Capitalismo (6) Ciencia (15) Cine (2) Comunismo (2) Conceptos (7) Conciencia (3) Conocimiento (12) Cosmología (2) Crítica (4) Cultura (3) David Hume (2) Democracia (7) Derrida (2) Descartes (7) Dialéctica (7) Diferencia y repetición (2) Dios (5) Documental (3) Don Quijote (2) Ecología (3) Edad media (2) Educación (4) Enrique Martínez (15) Ensayo (136) Entrevista (2) Epicuro (3) Epistemología (7) Escritos (426) espíritu (5) Estética (10) Ética (23) Evolución (3) Existencia (4) Experiencia (3) Felicidad (2) filosofia (138) Filosofía Clásica (6) Filosofía Cristiana (2) Filosofía en blog (12) Filosofía griega (17) Filosofía hedonista (6) Filosofía medieval (7) Filosofía moderna (3) filosofía política (40) Filosofia y deporte (6) Foucault (29) Germán Gallego (23) Gilles Deleuze (50) Gramsci (5) Hacer filosofía (8) Hegel (40) Heidegger (10) Heine Heinrich (3) Henri Bergson (2) Hermann Hesse (7) Historia (8) Hobbes (3) Humanismo (3) Humor (3) Idea (14) Identidad (2) ideología (4) Imágenes (4) Incertidumbre (3) Individualidad (2) Inteligencia (2) kant (4) la filosofia (11) Lecturas (270) Lenguaje (8) Libertad (12) Libro ética geométrica online (113) Libros (14) libros gratis (6) Libros libres (7) Mal (3) Maquiavelo (9) Marco Aurelio (2) María Zambrano (2) Marques de Sade (2) Marx (28) Matemáticas (2) Mente (2) Metafísica (7) Michel Onfray (11) Microensayo (25) Miguel de cervantes (3) Miguel de Unamuno (6) Mitología (3) Moral (3) Música (9) Nada (4) Nietzsche (21) Ortega y Gasset (12) Oscar Oural (2) Percepción (8) Platón (10) Poesía (6) Política (24) Popper (6) positivismo (9) Posmodernidad (3) Práctica Filosófica (4) Psicoanálisis (3) Psicología (4) Racionalidad (2) Razón (5) Realidad (12) Relato filosofía (33) religión (4) Renacimiento (3) Reseña (6) Russell (4) Saber (3) Santo Tomás (3) Sexualidad (8) Shakespeare (2) Slavoj Zizek (3) Socialismo (5) sociedad (21) Soren Kierkegard (7) Spinoza (173) Subhistoria (4) Tales de Mileto (2) Teoría (4) Thoreau Henry David (5) Universidad (3) Venezuela (14) Verdad (5) Vico (4) Vídeo (63) Wittgenstein (8) Zapata (2)